“El lápiz del carpintero”

16 04 2012
By Francisco J. Barral

Por tratarse de un relato corto y para evitar desvelar más de lo necesario sobre este libro, cuya lectura nos ocupará hasta el próximo 25 de abril, en el Club de Lectura Matinal, resño tan sólo lo que su contraportada dice:

En la cárcel de Santiago de Compostela, en el verano de 1936, un pintor dibuja el Pórtico de la Gloria con un lápiz de carpintero. Los rostros de los profetas y de los ancianos de la Orquesta del Apocalipsis son los de sus compañeros republicanos de presidio. Un guardían, su futuro asesino, lo observa fascinado…
La historia de ese lápiz, conductor de memorias, portador de almas, continuará hasta nuestros días.
El autor retoma aquí el hilo de la tragedia española, la guerra que estremeció al mundo y marcó la historia del siglo XX. Pero esta novela no es una novela más sobre la guerra. Trata de la vida de los hombres y de las mujeres en el lado más salvaje de la historia. Trata de la fuerza del amor ocupando el hueco abismal de la desesperanza (…) Una novela escrita desde hoy y para siempre. (…) Cuando todo se derrumba, cuando el mal se erige en sistema y la crueldad en norma, ¿puede un lápiz salvar el mundo?
 

Escritor sobre todo en galego, no me resisto a citar un texto en esta lengua sobre esta misma obra:

O lapis do carpinteiro (…) 1936. Daniel da Barca é un médico e intelectual socialista. A súa moza, Marisa, é filla dun home de negocios cercano ós fascistas e oponse á súa relación. Cando comeza a Guerra Civil, Daniel é detido polo garda Herbal e trasladado á cadea. Os presos, sempre vixiados polo sombrío Herbal, tratan de superar a angustia do encerro utilizando a imaxinación.” (http://www.culturagalega.org/)

Esta novela ha sido adaptada al cine, “El lápiz del carpintero, dirigida por Antón Reixa, interpretada por Tristán Ulloa, Luis Tosar, María Adánez, Nancho Novo

Manuel “Manolo” Rivas Barrós (n. La Coruña; 1957), es un escritor, poeta, ensayista y periodista español cuya obra se desarrolla fundamentalmente en lengua gallega, aunque también escribe artículos en castellano para el diario El País.

(…)

Es autor de tres novelas cortas: Los comedores de patatas (“Os comedores de patacas”) (1993), El lápiz del carpintero (“O lápis do carpinteiro”) (1998), Premio de la Crítica española, llevada al cine por Antón Reixa, y En salvaje compañía (“En salvaxe compaña”) (1995), que ha sido reeditada con correcciones del autor en 2004. Sus últimas obras son El héroe (2005), teatral; Los libros arden mal (2006), una novela y Os Grouchos (2007), un ensayo periodístico. Junto con Suso de Toro es la cabeza visible de una generación de narradores gallegos con amplio eco de crítica y público en España.

(…)

Comprometido con su país y su realidad, Manuel Rivas fue socio fundador de Greenpeace en España, y ocupó cargos directivos en la organización durante varios años. Durante el desastre del Prestige, participó en la creación de la plataforma ciudadana Nunca Máis.

En octubre de 2011 fue nombrado doutor honoris causa por la Universidade da Coruña, siendo investido el 23 de marzo de 2012.” (es.wikipedia.org)

En su Blog personal (al que se puede acceder pulsando sobre su fotografía), Manuel Rivas publica con fecha 10 de abril la siguiente cita (XLVI, según su cuenta): “Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez. (Principio de Hanlon)“. Y verdaderamente, creo que la destaca debido a la importancia que puede tener para él y como forma de entender el mundo, que quizás sea más simple de lo que nos imaginamos… 🙂

Y ya que termino divagando … Hagámoslo completamente … Sobre el principio de Hanlon (“Robert J. Hanlon y apareció por primera vez en un libro recopilatorio de chistes relacionados con las leyes de Murphy, publicado en 1980), encuentro en wikipedia lo siguiente:

Una cita similar también aparece en el cuento de Robert A. Heinlein «Lógica del imperio», publicado en 1941: «Has atribuido a la villanía condiciones que resultan simplemente de la estupidez». Debido a esto, hay quien alega que el principio de Hanlon es una corrupción del «principio de Heinlein».

Otras observaciones de la gran influencia del error humano sobre la maldad aparecen en varios trabajos. En el libro de Goethe: Las cuitas del joven Werther (1774), se lee:

«Los malentendidos y la negligencia crean más confusión en el mundo que el engaño y la maldad. En todo caso, estos dos últimos son mucho menos frecuentes.»

Albert Einstein también creía en el poder de la estupidez:

«Sólo hay dos cosas infinitas; la estupidez humana y el universo. Y no estoy muy seguro acerca de lo último.»





Super Humor Superlópez nº 2

15 01 2011

Título: Super Humor Superlópez nº 2

Autor: Jan

Entrega: 14 de enero de 2011

Devolución: 28 de enero de 2011

Sinopsis: En La semana más larga (1981), el científico Escariano Avieso, aliado con el mafioso Al Trapone, crea una máquina de hacer agujeros para robar un banco. Superlópez es acusado de crear de los agujeros y acosado por el Inspector Hólmez. La identidad secreta de nuestro héroe se ve amenazada.

Los cabecicubos (1982) parodia la Guerra Civil Española. Una fábrica de huevos cuadrados provoca que a la gente se le ponga la cabeza cuadrada, y que sus ideas se vuelvan también cuadriculadas. El jefe de Juan López se convierte en Primer Hexaedro, dirigente autoritario que tratará de transformar el mundo a su imagen. Primera aparición de Martha, hija del inspector Hólmez, un personaje importante que en sus inicios se dedica a atracar bancos. Crítica al extremismo de ambos bandos.

En La Caja de Pandora (1983), los dioses mitológicos son extraterrestres que invadirán la Tierra cuando los males que salieron de la Caja de Pandora acaben con los terrícolas. Pero unos creen que en la Caja se quedó la Esperanza, y otros, que el Mal definitivo y por eso tardan en autodestruirse. Superlópez recorre el sistema solar para encontrar la Caja de Pandora. Los dioses muestran su debilidad con esta morajeja: nosotros somos los únicos culpables de los males del mundo, no una leyenda griega.

En La gran superproducción (1984), el Jefe de Juan López decide reconvertir la empresa en productora de cine, y López escribe un guión que finalmente será escogido por error para la primera película del nuevo negocio. Se trata de Tronak el Kárbaro, protagonizada por las estrellas Brut Kanlaster y Valerie Astro.

Al centro de la Tierra (1987), primer álbum de Ediciones B, con argumento bastante fiel a la obra de Julio Verne. Jaime resulta ser descendiente de Otto Lidenbrock, protagonista de la obra de  Verne. Superlópez, Jaime y Luisa descienden a las entrañas del globo para buscar diamantes. Desde este número, el forzado compañerismo de Juan López y Jaime González se va convirtiendo en amistad. Jan deja a su personaje en el paro y reabre la empresa en una nueva singladura, la misma situación que pasaron los trabajadores de Bruguera.

Orientación del monitor del Club de Lectura de Cómic y Novela Gráfica: Este personaje de Jan nació en 1973 como parodia de Superman, y luego de todo el género superheroico. Superlópez dejó poco a poco esta limitación y se convirtió en  un medio de expresión del autor para narrar todo lo que se le pasara por la cabeza, adquiriendo un tono más adulto. A través de Superlópez, Jan nos muestra clásicos de la literatura, crítica social, geografía y costumbres de otros países, etc… Esta etapa comienza en Super Humor Superlópez nº 2. Atrás queda la parodia superheroica del Bruto, el Mago, el Latas, la Chica Increíble, el Capitán Hispania, Thoro,  Luz Luminosa, Chiclón, Gladiador Galáctico, Morgana la Bruja, la Pesadilla Atómica y la Increíble Maza (un Hulk con advertencia sobre la polución en las ciudades).





DÍAS DE CÓMICS Nº 8, en Uniradio

15 01 2011

El 12 de enero de 2011 se emitió el octavo programa de DÍAS DE CÓMICS presentado por los hermanos Macías en Uniradio, la radio de la Universidad de Huelva en el 103.6 FM.

El Reportaje Comiquero está dedicado a Paracuellos de Carlos Giménez, que es la quinta lectura del Club de Cómic y Novela Gráfica de la Biblioteca Pública Provincial de Huelva. Además entrevistamos a Carlos Giménez, autor de Paracuellos.

En nuestra sección Cómic y Más hablamos de la leyenda medieval de los infantes de Lara, que está sirviendo de fuente de inspiración para un cómic dibujado por Carlos Giménez con guión del cineasta Manuel Matji.

Despedimos el programa de hoy con la suite de la banda sonora que Franz Waxman compuso para la película del Príncipe Valiente dirigida en 1954 por  Henry Hathaway.

http://www.ivoox.com/dias-comics-n-8-emision-12-1-2011_md_493592_1.mp3″ Ir a descargar





Paracuellos

10 12 2010

Título: Todo Paracuellos

Autor: Carlos Giménez

Entrega: 10 de diciembre de 2010

Devolución: 14 de enero de 2011

Sinopsis: Las historias de Todo Paracuellos –nombre de uno de los hogares de Auxilio Social donde se sitúa la acción- se basan en las vivencias del propio autor, que creció en uno de estos centros, y de algunos de sus compañeros de infancia, y están estructurados en forma de historietas cortas de entre dos y ocho páginas cada una. A través de Pablito y sus compañeros, estas historietas de Carlos Giménez recrean anécdotas e historias de la vida diaria de los niños que vivían en los hogares de Auxilio Social en la posguerra franquista, en una especie de orfanatos donde iban a parar los niños que habían quedado total o parcialmente desamparados a causa de la guerra civil (porque habían quedado sin parientes o los familiares vivos no podían mantenerlos). Por estas páginas se pasean los huérfanos que dejó la guerra civil, con sus chascarrillos, sus juegos y sus héroes de cómic; los falangistas que les inculcaban el espíritu nacional, las madres separadas de sus hijos, el hambre y la soledad. Una autobiografía en viñetas que habla sobre la represión que el franquismo ejerció en unas cuantas generaciones de españoles a través de los hogares de la Obra Nacional de Auxilio Social.

Orientación del monitor del Club de Lectura de Cómic y Novela Gráfica: Edición en un solo volumen de Paracuellos, considerada como la obra más destacada de Carlos Giménez, uno de los autores españoles más notables de la historia del cómic.

La producción de la serie se realizó en dos etapas muy diferenciadas, ya que los primeros dos álbumes son de finales de los años 70 y primeros 80 y casi veinte años más tarde, a finales de los años 90, Giménez retomaría la serie para realizar cuatro álbumes más. Con estas cuatro entregas adicionales, publicadas entres 1999 y 2003, el autor ha dado por cerrada de momento la serie.

Carlos Giménez recibió por Paracuellos 3 el premio a la Mejor Obra y Mejor Guión de 1999 en el Salón del Cómic de Barcelona, y en 2003 la Medalla de Oro al Mérito en las Bellas Artes del Ministerio de Cultura.

Todo Paracuellos cuenta con un prólogo del novelista Juan Marsé.

Carlos Giménez (Madrid,  1941) es adscrito profesionalmente al llamado Grupo de La Floresta, cuyo nombre viene del barrio de San Cugat del Vallés donde instalaron su estudio Luis García, Esteban Maroto, Suso Peña, Ramón Torrents, Adolfo Usero y el propio Carlos Giménez, que trabajaron colectivamente a finales de los años 60. Es uno de los historietistas más importantes del denominado boom del cómic adulto en España y de los pocos que continúan en activo.

A lo largo de su vida profesional, se ha significado además por su militancia política de izquierdas y su defensa de los derechos de guionistas y dibujantes, presidiendo actualmente la Asociación de Autores de Cómic de España.

Carlos Giménez ha reflejado su biografía en su obra; así, su infancia se refleja en Paracuellos, mientras que sus primeras experiencias como dibujante se pueden ver en Los Profesionales. Más recientemente ha escrito la adaptación al cómic de El Capitán Alatriste con guiones de Joan Mundet, y actualmente está dibujando Año 1000: La sangre, un guión del cineasta Manuel Matji basado en la leyenda medieval de los siete infantes de Lara.





DÍAS DE CÓMICS Nº 6, en Uniradio

10 12 2010

El 8 de diciembre de 2010 se emitió el sexto programa de DÍAS DE CÓMICS presentado por los hermanos Macías en Uniradio, la radio de la Universidad de Huelva en el 103.6 FM.
El Reportaje Comiquero está dedicado a El arte de volar, novela gráfica de Altarriba y Kim, que ha sido distinguida como el mejor cómic publicado en 2009 al recibir el Premio Nacional de Cómic del Ministerio de Cultura.
Seguimos con Entrevista Entre Viñetas, donde Víctor Alós, director del podcast Crónicas desde Sepelaci, nos habla sobre su trayectoria como informador sobre cómics.
Aprovechando el galardón otorgado a El arte de volar, en nuestra sección Cómic y Más hablamos del reciente reconocimiento oficial e institucional del noveno arte en España dejando aparte los premios que se dan en los numerosos Salones del Cómic.
Despedimos el programa con la música de la serie de dibujos animados El escuadrón diabólico, donde Pierre Nodoyuna y su perro Patán eran aviadores de la Primera Guerra Mundial y trataban de capturar a un palomo mensajero enemigo.
El escuadrón diabólico era una secuela de Los autos locos, otra serie de animación sobre un grupo de coches de carrera que compiten entre sí en diferentes rallies. Esta serie fue a su vez inspirada por la película La carrera del siglo, dirigida por Blake Edwards en 1965.

http://www.ivoox.com/dias-comics-n-6-emision-8-12-2010_md_453875_1.mp3″ Ir a descargar





Las bicicletas son para el verano

4 02 2010

Las bicicletas son para el verano

Título: Las bicicletas son para el verano
Autor: Fernando Fernán Gómez

Club de lectura del jueves
Entrega:
4 de febrero de 2010
Devolución: 25 de febrero de 2010

Club de lectura del martes
Entrega: 16 de marzo de 2010
Devolución: 6 de abril de 2010

Consulta la guía de lectura que ha elaborado la Biblioteca

Sinopsis: En el verano de 1936 estalla la Guerra Civil. En la ciudad de Madrid, la familia formada por don Luis, su esposa Dolores y sus hijos, Manolita y Luisito, comparten la cotidianidad de la guerra con la criada y los vecinos de la finca. Luisito, a pesar de haber sido suspendido, quiere que su padre le compre una bicicleta. Pero la situación va a obligar a postergar la compra. Y el retraso, como la propia guerra, durará mucho más de lo esperado. Obra de teatro que fue llevada al cine por Jaime Chavarri y en la que el dramaturgo pone ante nuestros ojos las repercusiones de la guerra en la vida cotidiana de sus personajes.





El lápiz del carpintero

1 10 2009
El lápiz del carpintero

El lápiz del carpintero

Título: El lápiz del carpintero
Autor: Manuel Rivas

Entrega: 30 de octubre, 2007
Devolución: 20 de noviembre, 2007

Guía de lectura (PDF) elaborada por la Biblioteca

Comentario de Margarita Ramírez Montesinos (Club del Martes): El lápiz del carpintero que pasa de la víctima al verdugo, es decir, de las manos del pintor a Herbal, el guardia que lo asesinó de un tiro certero, es un monumento a la memoria histórica. Este lápiz constituye el hilo conductor de esta novela. Había pertenecido a Antonio Vidal, carpintero huelguista, con él escribía notas para el Corsario, luego se lo había regalado a Pepe Villaverde, un carpintero de ribera libertario  y humanista : “se vive como comunista si se ama y en proporción a cuánto se ama”, así empezaba sus discursos obreros hablando de amor; a su vez, se lo regaló a su amigo sindicalista y carpintero Marcial Villamar, y, antes que lo matasen los paseadores, éste se lo regaló al pintor “al ver que intentaba dibujar el Pórtico de la Gloria con un trozo de teja”. Cuando Herbal le disparó sin hacerlo sufrir porque lo respetaba, se lo colgó de la oreja sobre el que a veces cabalgaba el difunto pintor. Y sólo esas veces se le despertaban al carcelero buenos sentimientos y, en especial, el dolor fantasma, “un dolor que llega a ser insoportable, se lo explicó da Barca al pintor; es la memoria del dolor”. El lápiz, tras pasar de mano en mano por hombres, que constituían la llama de la revolución, reivindicadores de una justicia social, fue a convertirse, encajado en la oreja del guardián de la prisión en una especie de conciencia. Hasta que, finalmente, Herbal “viendo llegar la Muerte con sus zapatos blancos”, y por consejo del pintor se lo regaló a Maria da Visitaçao, la que atenta y compasivamente escuchaba desgranar de su labios  este relato, la alternante sin  papeles, que trabajaba en el burdel de Fronteira regentado por Manila y donde el ex carcelero trabajaba en su puesto de vigía protector de la dueña.

La acción comienza a desarrollarse en A Facona, la cárcel de Santiago de Compostela que cobijaba a insignes republicanos, a la espera de una muerte aplazada pero segura, durante la dura represión del Alzamiento Nacional. En ella destacan dos figuras unidas por una misma ideología pero de talantes distintos: el pintor poeta, el primero en ser ejecutado, considerado el más peligroso por ser el cartelista que pintaba ideas y que incluso se fue un día al manicomio de Conxo a pintar a los locos, a retratar las heridas invisibles de la existencia, y el doctor Da Barca, un humanista del universo, para quien las únicas fronteras eran las que mantenían a los pobres apartados del pastel, científico positivista, aunque sentía un cierto respeto por la Santa Compaña. Narró a sus compañeros que un día en que acudió al osario siendo estudiante en busca de un esfenoides: “Allí estaba, ante mis ojos una hilera de candiles, las migajas ectoplasmadas de los difuntos” “¿Hacia donde iban?, preguntó uno de ellos. Hacia la eterna indiferencia, amigo”.

“Yo prefiero la literatura de la Biblia a la de la evolución de las especies” afirmó el pintor”. No, respondió Da Barca, el mejor guión es aquello que ignoramos. ¡El poema secreto de la célula!

El guardia Herbal conocía muy bien al doctor da Barca, le iba siguiendo los pasos como un perro, lo odiaba y lo admiraba. Se sentía extrañamente atraído por una relación de odio, celos (desde su infancia se había enamorado de la novia del doctor, un amor inasible, “la vio pasar en la feria de Fronteira, destacaba como una dueña entre el ramillete de las otras chicas”) y, también de admiración. Da Barca, según contaba Herbal a María da Visitaçao, muchas años después, cuando era ya un hombre apaciguado y redimido, tenía un magnetismo especial, el poder de la mirada, capaz de hipnotizar a su compañero de cárcel el boxeador Gengis Khan y brindarle un banquete hasta el hartazgo a él y a todos los internos; “Que rechazaron tomar la comida del día, sin manifestar signo de protesta ni explicar los motivos de esta actitud”, según informó a las Autoridades el sargento de la prisión. Cuando terminaba su discurso hasta los mancos levantaban sus muñones. Por dos veces Herbal, instigado por el pintor difunto le libró del pelotón de fusilamiento y cuando fue trasladado a la prisión de la Coruña el lo siguió como carcelero y guardián. Y con él, condenado a cadena perpetua, se fue, a petición propia, en un convoy de prisioneros tuberculosos a la provincia de Valencia al hospital Porta Caeli donde cuidaba a sus compañeros enfermos. Un día, la monja, testigo de boda por poderes de Marisa Mallo con da Barca y directora del hospital lo mandó al infierno, como también había mandado a Herbal, aunque por razones distintas, (le había sorprendido leyendo la correspondencia íntima de la pareja). Fue por causa de Santa Teresa. “Me ha decepcionado, doctor, sabía que no era religioso, pero pensé que era un hombre sensible”. Escuche, Izarne, madre Izarne el”vivo sin vivir en mí, y tan alta vida espero, que muero porque no muero”, son versos excepcionales. Ella transforma esa debilidad, la muerte transitoria que le causa el angor en una expresión de cultura o, si prefiere, del espíritu. Un suspiro hecho poema”.

Tras ser trasladado  a san Simón, en Galicia, al doctor da Barca “lo soltaron a mediados de los cincuenta y se fueron él y su mujer Marisa Mallo a América”, contó Herbal a Maria da Visitaçao.

Marisa Mallo es la esperanza en la desesperanza, la ausente siempre presente tanto para su novio y su posterior marido Da Barca como para Herbal. “Cuando Marisa viene a verlo a la cárcel de la Coruña, comentaba Herbal al difunto pintor, piensa que es cosa mía que me ponga justo en medio a escuchar lo que dicen y no dejar que se toquen ni la punta de los dedos. ¡Ese tipo no sabe lo que son las ordenanzas! Hombre, le dijo el pintor, podías hacerte un poco el ciego. Ya lo hice, sabes que ya lo hice, dejé que se tocasen con la punta de los dedos”.

El abuelo de Marisa, Benito Mallo debía su inmensa riqueza al contrabando, sus orígenes fueron tan míseros como los de Herbal, pero a pesar de su suerte era un malvado y un resentido sin escrúpulos. “Sus ojos relucían siempre como los de un gato montés”.Dos lemas dirigían su vida “comer o ser comido, comida o dinero”, al principio fue republicano pero fiel a sus intereses pasó al bando contrario. Las relaciones de su nieta con Da barca eran totalmente reprobables y se negó a ayudarla para un indulto que se iba a realizar tras un año y ocho meses de la terminación de la guerra. Su perversidad irredenta acaso fuera porque no pasó por su mano el lápiz del carpintero.

Herbal también tenía como lema dominio o sumisión pero gracias al pintor estas fronteras se iban poco a poco difuminando. Cuando el convoy de los presos tuberculosos se detiene en Monforte, el doctor da Barca acude a socorrer a un preso agonizante y recibe un culatazo del sargento: ¡no tenía usted mi permiso! “Sangra por el lugar del golpe. Con calma, coge un puñado de nieve y se lo aplica como un bálsamo. “Óleo de sangre y nieve”, dice el pintor en la cabeza de Herbal. “La pomada de la historia, ¿por qué no le ayudas a levantarse? Estás loco, murmura el guardia…el cabo Herbal duda. De repente, se adelanta y le extiende una mano al herido para que pueda ponerse en pie”. Pincelada a pincelada le iba ablandando su corazón endurecido por una infancia lóbrega y sin cariño, le enseñaba a dar otra interpretación a la vida y a sus vivientes. “Fíjate, las lavanderas están pintando el monte, dijo ahora el difunto. “Sobre los matorrales que rodeaban el faro, entre los peñascos, dos lavanderas tendían la ropa a clarear. Sus brazos son dos mangos del pincel…el monte es como un lienzo…Ahí va. La larga pincelada de una sábana blanca. Dos trazos de calcetines rojos…” Sólo durante las ausencias del difunto, que marchaba en busca de su hijo, el Hombre de Hierro pugnaba por ocupar su lugar en la cabeza del guardia.

Tras entregar a Da Barca en san Simón, volvió a Coruña y se le cambió la vida. A Zalito Puga, su cuñado, que había engordado mucho durante la guerra trabajando en abastos, y que tirano sin entrañas maltrataba a su hermana, lo mató de tres tiros, y fue a parar a la cárcel donde conoció al hermano de Manila. Ella era su única ventana con el mundo: “estoy harta de chulos, necesito un hombre que no tenga miedo”.

“El pintor vino un día a verme a la cárcel, un día de angustia, de sed de aire, me habló el difunto y se me pasó el ahogo. Me dijo: ¿Sabes? Ya he encontrado a mi hijo. Anda pintando maternidades. Eso es buena señal, le dije. Significa esperanza. Muy bien Herbal. Ya sabes algo de pintura”.

¡”Y ¿qué fue del pintor?, preguntó María da Visitaçao. ¿No volvió? No, no ha vuelto nunca más, mintió Herbal. Como diría el doctor Da Barca, se perdió en la eterna indiferencia”.

Es una magnífica novela donde una épica, una acción, que rebosa humanismo se entrevera con la lírica, la poesía de una naturaleza sentida encarnada en los acontecimientos que se van sucediendo








A %d blogueros les gusta esto: