Tres años de eBiblio: el servicio de préstamo online de libros electrónicos en la Red de Lectura Pública de Andalucía

10 10 2017
Antonio Agustín Gómez Gómez
Director de la Biblioteca Provincial – Biblioteca Pública del Estado en Huelva

El pasado 5 de octubre tuve la oportunidad de participar, invitado por la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria del MECD, en la Mesa Redonda que bajo el título “eBiblio: servicio de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas públicas españolas” se celebró en Madrid en el marco del LIBER 2017.

En mi caso se me propuso exponer la experiencia concreta del desarrollo del servicio eBiblio en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía, analizando los pros y los contras y las expectativas que nos habíamos marcado para el futuro.

Las labores de administración y de gestión de la plataforma eBiblio en nuestra Comunidad se coordinan desde la Biblioteca de Andalucía, aunque debido a mi trayectoria profesional y a la decidida apuesta del centro bibliotecario onubense por los nuevos servicios digitales, fui propuesto para representar a Andalucía dentro del Grupo de Trabajo “Seguimiento del servicio de préstamo digital”, encargado de definir y evaluar el proyecto dentro del Consejo de Cooperación Bibliotecaria, e integrado por profesionales expertos de todas las CCAA.

Esa visión macro del desarrollo del servicio en la red de bibliotecas públicas andaluzas, se puede ver complementada desde la perspectiva de una biblioteca en concreto (visión micro), ya que mi área competencial me ha permitido poner en marcha toda una serie de acciones de promoción del servicio que nos han posibilitado alcanzar una gran visibilidad y obtener las cifras de éxito que arroja la BPE de Huelva. Nuestra gran ventaja es que nos encontramos en contacto muy directo con nuestra comunidad de usuarios y hemos podido valorar su experiencia a través del amplio programa de cursos que hemos impartido.

En definitiva, hemos considerado este nuevo servicio digital como una oportunidad para potenciar la marca “biblioteca” entre nuestros usuarios y no usuarios.

En la BPE de Huelva hemos redefinido nuestra estrategia:

Si hacemos un breve diagnóstico de la situación actual de nuestras instituciones culturales, y en particular del momento por el que está pasado la BPE de Huelva, que reproduce el mismo caso que otras muchas bibliotecas públicas españolas, nos encontramos con una preocupante realidad: el descenso del préstamo físico en la mayoría de las bibliotecas públicas de este país. En el caso de la de Huelva este descenso es aún más acusado por una serie de condicionantes externos. En primer lugar la mengua del presupuesto para compra de libros, lo que incide directamente en una menor oferta de novedades editoriales y por consiguiente en la bajada de las cifras de préstamo. Y en segundo lugar, la endémica falta de personal técnico en que se encuentra nuestra biblioteca desde hace ya demasiados años.

Caída de las cifras de préstamo en las bibliotecas

Esa complicada realidad ha motivado que hayamos redefinido nuestras líneas estratégicas y hayamos decidido enfocar nuestros esfuerzos en otra dirección y en otro modelo de biblioteca:

  1. Potenciar la visibilidad y el uso de los recursos digitales de que disponemos. A falta de personal que nos permita seleccionar, adquirir y catalogar fondos físicos, nos esforzamos en hacer visibles y difundir los nuevos activos con los que contamos: la colección digital (eBiblio y Tumblebooks). Dos recursos que obtenemos a coste cero gracias a las inversiones externas del MECD.
  2. Impulsar el papel de la biblioteca como lugar de encuentro, un lugar donde ocurren cosas y proporcionamos experiencias en torno al libro y a la cultura en general (reuniones de clubes de lectura, encuentros con autores, actividades de fomento de la lectura, cuentacuentos para los más pequeños, talleres formativos de todo tipo; en Nuevas Tecnologías, creación literaria, o de ámbito social)

1º) DATOS DE USO DEL SERVICIO EBIBLIO EN ANDALUCÍA Y EN LA BPE DE HUELVA

Visión general:
Andalucía es una de las Comunidades Autónomas que más bibliotecas y número de usuarios potenciales aporta al proyecto: en concreto a finales de 2016 se contabilizaban 2.130.709 usuarios individuales (adultos e infantiles) que poseían el carné de una de las 705 bibliotecas públicas que están dadas de alta en absysNET (aunque de ese cómputo global solo 312.779 fueron usuarios activos y realizaron alguna operación de préstamo en una de esas bibliotecas físicas radicadas en nuestra Comunidad)

fig2-vision-general-ebiblio1-e1507553511253.jpg

Estadísticas servicio eBiblio en Andalucía

Las cifras de títulos y licencias se han reducido notablemente a lo largo del 2017 ya que ha ido caducando el periodo de vigencia de muchas de las licencias de acceso adquiridas por el Ministerio.

A pesar de ese enorme potencial y que las cifras absolutas de préstamos en eBiblio que presenta nuestra Comunidad parecen altas, las tasas de préstamos por habitante nos sitúan muy por debajo de la media española, con 4,6 préstamos por cada 1000 habitantes y 17 préstamos por cada 1000 usuarios inscritos para el año 2016 (Vid. Estadísticas servicio eBiblio 2016).

¿Qué inversiones ha realizado nuestra Comunidad Autónoma para el aumento de la colección inicial de eBiblio?

A diferencia de otras comunidades autónomas como Cataluña o Madrid muy activas en la compra de ebooks para sus respectivos servicios eBiblio, las inversiones en la colección llevadas a cabo por la Consejería de Cultura han sido escasas y más bien han respondido a urgencias de final de cierre de ejercicio presupuestario. En el siguiente cuadro vemos estas compras más en detalle:

Títulos y licencias adquiridos por la Comunidad Autónoma de Andalucía

 

 

 

 

 

 

La mayoría de estas licencias aportadas por nuestra Comunidad, el 95%, han sido adquiridas a perpetuidad.

El recurso Patrimonio de la Humanidad del Grupo Enciclo ha registrado 1420 visitas y 355 visualizaciones, lo que desde nuestro punto de vista no ha rentabilizado su alto coste.

Haciendo una comparativa con el fondo inicial aportado por el Ministerio vemos que las cifras resultantes son bastante bajas.

Colecciones aportadas por el Ministerio y por la Comunidad Autónoma

 

 

 

 

 

Los 1685 títulos aportados por el Ministerio corresponden a la colección común licitada en el BOE y destinada a todas las CCAA.

Ese dato de que solo el 2,8% del total de las licencias disponibles han sido aportadas por nuestra Comunidad contrasta sobremanera con la media de licencias aportadas por el resto de CCAA que se cifra en un 17 %.

Esta tendencia parece que va a invertirse este año ya que se ha destinado una cantidad específica para la adquisición de nuevos títulos y licencias y se ha pedido la colaboración de las 8 bibliotecas provinciales gestionadas por la Consejería para confeccionar el listado de títulos a comprar que consideren los profesionales.

Balance de Altas y Usuarios Activos en Andalucía eBiblio

Evolución de los usuarios de Ebiblio

“Altas” son los usuarios que se identifican en la plataforma pero no realizan ninguna operación de préstamo (Este dato se nos antoja un tanto extraño, especialmente en un entorno digital sobre todo por la diferencia que observamos ya desde los primeros años).

Usuarios dados de alta en la plataforma

 * Hasta el 30-9-2017

“Usuarios activos” son aquellos usuarios que han realizado un préstamo de ebooks, una descarga de audiolibros, una renovación y/o una reserva de materiales.

Usuarios con actividad en el año de referencia

 * Hasta el 30-9-2017

Llama la atención en estas tablas la anormal serie temporal de usuarios infantiles en los años 2014 y 2015 que seguramente se debe a la migración de la plataforma tecnológica de Libranda a Odilo que se produjo el 8-10-2015.

Lo que realmente vemos preocupante en estos datos es que de todo el conjunto de usuarios que a lo largo de estos tres años en algún momento se ha identificado en la plataforma y accedido al servicio, tan solo permanecen activos apenas un 31% en el último año. Nos encontramos con un grave problema de abandono, o desinterés por el servicio.

En la siguiente tabla podemos visualizar como esa proporción de usuarios que se mantienen fieles y hacen uso del servicio de Ebiblio va disminuyendo año tras año sobre el conjunto total de usuarios que en algún momento se han dado de alta:

Porcentaje de usuarios fidelizados

Tasa de fidelidad = Nº de usuarios con actividad en el año de referencia / Nº total de altas a final de año (acumulado de varios años)  x 100

Estos datos nos sirven para analizar el grado de satisfacción de nuestros usuarios y su fidelidad con el servicio que se les presta desde eBiblio. El descenso de esa tasa porcentual año tras año refleja que muchos usuarios se nos han quedado por el camino. En definitiva, gente que prueba el servicio y que no vuelve a utilizarlo.

Si lo expresamos en términos negativos, considerando la tasa de abandono de la plataforma diríamos que en el año 2016 se perdieron, no hicieron uso del servicio, un 59% del total de usuarios registrados y que a fecha 31-12-2016 eran 10954 altas. Algo estamos haciendo mal, o algo produce rechazo en ese gran porcentaje de usuarios decepcionados.

Al menos, en nuestra Biblioteca tenemos la sensación de que no estamos haciendo las cosas tan mal. Aquellos usuarios a los que hemos convencido en algún momento de probar el servicio, se han mantenido más fieles y más constantes a la hora de hacer uso del mismo. La razón del éxito del alto porcentaje de usuarios que hemos conseguido fidelizar en la BPE de Huelva puede deberse a que un alto número de esos mismos usuarios han pasado por alguno de los numerosos cursos y talleres de formación que hemos impartido. Y es que durante los años 2015 y 2016 se llegaron a realizar un total de 43 sesiones formativas sobre la plataforma eBiblio. En esas sesiones participaron 377 beneficiarios, lo que supone una media de 8 a 9 alumnos por curso. Los cursos se dirigieron a las siguientes tipologías de usuarios:

Cursos sobre eBiblio impartidos por la BPE de Huelva

 

 

 

 

 

 

Tal como hemos señalado antes, nuestro papel como profesionales es el de divulgar y formar en el uso de la plataforma. Nuestra ventaja es que nos encontramos en contacto directo con nuestra comunidad de usuarios.

Este importante esfuerzo en formación se vio truncado hace casi un año, ya que lamentablemente nos vimos obligados a suspender nuestro programa formativo por la escasez de personal técnico que padece nuestra biblioteca. Esa disminución del número de acciones formativas ha incidido en nuestra bajada de posiciones en el ranking andaluz. Así de ser el centro bibliotecario con mayor número de usuarios y préstamos en eBiblio, (Vid. “Los usuarios de la Biblioteca Provincial de Huelva son los andaluces que más leen en formato digital“), hemos pasado a ocupar la 3ª posición después de las BPEs de Sevilla y Granada.

Ratio de conversión de lectores digitales (Indicador que mide la proporción del nº de usuarios en eBiblio que aporta cada Biblioteca participante en el proyecto, respecto al nº de socios registrados en esa misma biblioteca física durante el año de referencia): En 2016 el número de prestatarios activos de nuestra biblioteca se cifra en 5197; aquellos usuarios que en algún momento hicieron uso de la colección física. Por el contrario, solo 245 socios de nuestra Biblioteca se han manifestado como usuarios activos en eBiblio, lo que representa un 4,71%, de los denominados prestatarios activos en el último año, o bien un 0,5% del total de socios registrados en la BPE de Huelva (48.547), hayan hecho uso, o no, del préstamo en papel.  La evolución de esa denominada ratio de conversión de lectores digitales es la siguiente:

Ratio de conversión de lectores en papel a lectores en digital

Los indicadores que ahora presentamos difieren de los ofrecidos en nuestro anterior estudio: “Balance del primer año de funcionamiento de “eBiblio Andalucía”: el servicio de préstamo de libros electrónicos de las bibliotecas públicas” (Blog La mar de libros, 9-11-2015), ya que en aquel momento la base estadística ofrecida por el modulo Quick View de la plataforma Libranda proporcionada algunas incoherencias que ahora nos hemos visto a rectificar.

Los usuarios de la Biblioteca Provincial de Huelva entre los españoles que más leen en formato digital

El porcentaje de la lectura digital en comparación con la lectura en papel a nivel del Estado se sitúa en un 1,1%. En la BPE el préstamo de ebooks supone un 7,23% de los préstamos en papel realizados en 2016 (2.662 préstamos en eBiblio, frente a un volumen de 36.798 préstamos en papel, o  44.818 si consideramos el préstamo de cualquier tipo de soporte, en cuyo caso se quedaría en un 5,9%), con meses punta en el verano de ese año en que asciende al 8,51% en el mes de Junio y hasta el 10,54% durante el mes de Julio; unos meses en los que las vacaciones invitan a disfrutar más de la lectura.

Si comparamos las cifras arrojadas por el centro onubense con los indicadores del préstamo de libros electrónicos atendiendo a criterios poblacionales, nos situamos muy por encima de las CCAA más activas, con 19 préstamos por cada 1000 onubenses, y 54,8 préstamos por cada 1000 usuarios inscritos.

Indicadores del préstamo de eBooks

 

 

 

 

 

Indice o tasa de rotación de la colección digital en eBiblio Andalucía, mide el grado de utilización de la misma.

Definición del indicador: El número total de préstamos realizados durante un período concreto, normalmente un año, dividido por el número total de documentos existentes en la colección elegida.

En el caso de eBiblio Andalucía en el año 2016 se realizaron un total de 38.937 operaciones de circulación (préstamo de ebooks, descarga de audiolibros y renovaciones), sobre un total de 39.060 licencias (i.e. ejemplares virtuales disponibles para el préstamo), lo que arroja un índice de rotación de 0.99 préstamos por ejemplar.

Podemos afirmar que la ratio que presenta el préstamo digital sobre el fondo de títulos disponible, es mucho más positiva que la ratio del préstamo en papel. Por ejemplo, si atendemos al indicador de rendimiento que ofrece el Ministerio en su página Web “Bibliotecas Públicas Españolas en cifras” observamos que lo que llama “Indice de rotación del préstamo de libros y folletos” ofrece el dato de 0,30 préstamos por ejemplar para el año 2015.

Indice de rotación de la colección digital

2º) LA VOZ DE LOS USUARIOS: ¿Qué percepción tenemos de los usuarios del servicio eBiblio?

A pesar de que ya desde el comienzo de la puesta en marcha del servicio se remarcaba la importancia de contar con estudios de usuarios que ayudaran a conocer mejor las distintas audiencias a las que nos dirigimos de manera que se pueda rentabilizar su uso y diseñar servicios ad hoc, hasta la fecha, y debido a la falta de recursos económicos, no se ha podido poner en marcha ningún estudio o encuesta de este tipo.

Así pues adolecemos de un análisis en profundidad basado en encuestas de usuarios que nos permita conocer su grado de satisfacción y sus necesidades. Solo nos ha llegado noticia de un trabajo de final de carrera realizado en la Universidad Politécnica de Valencia que estudia el perfil de los usuarios de eBiblio en la Comunidad Valenciana y el nivel de satisfacción de los mismos con el servicio [Pérez López, S. (2015). EBIBLIO COMUNIDAD VALENCIANA: Conocimiento y satisfacción de usuarios. http://hdl.handle.net/10251/57650 ]. La principal conclusión del mismo es que “la mayoría de los usuarios de bibliotecas públicas de la Comunidad Valenciana no tienen conocimiento alguno del producto. De todos los usuarios a los que se les ha realizado la encuesta, 207, solo 2 conocían el servicio”.

Este estudio evidencia algo de lo que ya somos conscientes los bibliotecarios y es que no se han puesto en marcha una serie de acciones coordinadas para la difusión del mismo y que se hace necesario el prometido Plan General de Comunicación que mejore su visibilidad.

Lamentablemente en nuestra propia Biblioteca, hasta la fecha, no hemos podido implementar ningún estudio entre nuestra comunidad de usuarios de eBiblio como el que publicamos en marzo de 2012 cuando nos propusimos testar el primer año de funcionamiento de nuestro servicio de préstamo de lectores de libros electrónicos (eReaders). En aquel momento pasamos una encuesta a los usuarios de los Papyres suministrados por el Ministerio que indagaba acerca del grado de satisfacción del nuevo servicio proporcionado y la experiencia de lectura en formato digital. Nos hemos propuesto repetir un estudio de estas características entre nuestros usuarios de eBiblio, los cuales, sin lugar a dudas, se constituyen como un grupo focal de estudio muy interesante.

Así pues, hasta el momento y a falta de evidencias científicas concluyentes, solo contamos con pequeñas pistas o testimonios singulares que nos proporcionan una impresión aproximada de qué es lo que piensan nuestros usuarios acerca del servicio. De gran interés en este sentido es la entrevista realizada a algunos usuarios de nuestra biblioteca y emitida en el programa EnRed de Canal Sur TV el 18-4-2017 con el título “El sector del libro, en clave digital”.

Respecto a los comentarios dirigidos al buzón de correo del servicio ebiblio.ccul@juntadeandalucia.es, o recibidos directamente en la biblioteca, la gran  mayoría de los mismos están en positivo y van referidos al correcto funcionamiento de la plataforma, a la necesidad de sugerir nuevas adquisiciones o bien  al interés por facilitar el acceso a los más jóvenes.

Mensajes recibidos

 

 

 

 

 

Mensajes de felicitación

3º) PUNTOS DÉBILES Y PUNTOS FUERTES

En la Mesa Redonda en la que participamos nos pidieron que analizáramos los pros y los contras del servicio, sus fortalezas y sus debilidades que se han podido detectar desde su puesta en marcha:

Puntos fuertes:

  • Se trata de un proyecto cooperativo que ha permitido una implantación paralela en todo el territorio nacional, evitando los desequilibrios regionales.
  • Abierto a toda la ciudadanía; solo basta con tener un carné de biblioteca. Es importante que el servicio se asocie a una biblioteca física, “la biblioteca de tu barrio, de tu ciudad es la que lo proporciona”.
  • Ofrece una alternativa legal, atractiva y gratuita para los lectores, frente a la piratería

Puntos débiles:

  • La colección ofertada es pequeña. Y el tema de las licencias de acceso todavía no está clarificado con las editoriales.
  • No se han llevado a cabo acciones coordinadas de difusión a nivel autonómico. La mayoría de los esfuerzos de difusión en nuestra Comunidad han sido puntuales o descoordinados y realizados a titulo individual por determinadas bibliotecas. Desde la Biblioteca Provincial de Huelva, y desde el momento del arranque del servicio, hemos venido implementando toda una batería de acciones para obtener una mayor visibilidad dentro de la comunidad a la que servimos y las cifras de uso que presenta nuestra biblioteca han demostrado el éxito de nuestros esfuerzos: Convocatoria a los medios y puesta en escena rentabilizada por la autoridad política, folletos y vídeos divulgativos de carácter didáctico (en concreto dos vídeo-tutoriales que se encuentran disponibles en canal de la Biblioteca Provincial de Huelva en Youtube y que ya casi rondan 5000 visualizaciones cada uno de ellos), sesiones de formación dirigidas a clubes de lectura y usuarios de la biblioteca con carácter mensual, además de activas campañas de difusión en las redes sociales en las que está presente nuestra biblioteca: Blogs, Facebook y Twitter.
  • La Tecnología es una barrera para muchos usuarios: disparidad de dispositivos y formatos, compatibilidad de equipos y versiones de software, incidencias técnicas, etc. Pero especialmente les resulta incómodo el sistema de protección anticopia escogido (DRM) que les obliga a la instalación previa del programa Adobe Digital Editions para habilitar la descarga y transferencia de los ficheros electrónicos al dispositivo de lectura tipo eReader. Hay que superar las trabas tecnológicas, en bien del usuario y de nuestra supervivencia como prestadores de servicios.

Hay que buscar alternativas al DRM y poder integrar al importante nicho de usuarios de kindle (uno de los más amplios del mercado de la lectura en digital)

El Kindle y todo el ecosistema que lo envuelve es conocido por su sencillez y fiabilidad. Se idealiza la llamada “experiencia Amazon”. Sin embargo, esa vida feliz del nicho de usuarios Kindle o Apple no siempre es extrapolable a otros entornos. Fuera de esos ecosistemas cerrados, diseñados para unos dispositivos concretos y para una plataforma de venta bien delimitada,  lo que nos encontramos es un laberinto de sistemas, dispositivos y plataformas y toda esa diversidad genera confusión.

El Kindle utiliza su propio sistema de protección de los contenidos digitales que pone a la venta (incompatible con el DRM). Y lamentablemente los usuarios que posean este dispositivo no podrán utilizar ni tener acceso al préstamo público a través de su Kindle. La modalidad actualmente propuesta, la de la lectura en streaming, no es la que ellos esperan.

La solución ideal es la misma que se llegó a adoptar en las bibliotecas de EEUU, un acuerdo entre Amazon y el proveedor de contenidos que permita el préstamo público de los libros digitales del Kindle. Pero por el momento los contactos establecidos con Amazon en nuestro país para integrar sus contenidos en eBiblio no han tenido éxito.

4º) EXPECTATIVAS PARA EL FUTURO: Propuestas de mejora para dar a conocer el servicio y hacerlo más integrador

  • Desde la BPE de Huelva tenemos en mente llevar a cabo en un futuro inmediato una serie de propuestas formativas con las que pretendemos alcanzar una mayor optimización en la utilización del recurso:
    a) Cursos de formación de formadores dirigidos a profesores de Primaria y Secundaria e impartidos en los CEP. Propuesta surgida en el seno de una recientemente constituida Comisión Educación-Cultura de coordinación de políticas y proyectos en materias de bibliotecas públicas y bibliotecas escolares.
    b) Cursos de formación de formadores dirigidos a voluntarios del Programa Andalucía Compromiso Digital y a responsables de centros Guadalinfo (una red de centros de acceso ciudadano a la sociedad de la información en Andalucía ubicados en ayuntamientos menores de 20.000 habitantes).
    c) Cursos de formación dirigidos a bibliotecarios municipales y personal del Área de Cultura de los ayuntamientos. En el caso de nuestra provincia ya hemos llegado a un acuerdo con la Diputación Provincial y durante el último trimestre de este año vamos a impartir 4 acciones formativas de ámbito comarcal: Andévalo, Costa, Sierra y Campiña en Huelva capital.

Es importante integrar a los profesionales de las pequeñas bibliotecas y convertirlos en aliados para la promoción del servicio. En Andalucía en el año 2015 contábamos con 1.465 profesionales a tiempo completo que trabajaban en una biblioteca pública y nos deberíamos preguntar cuántos de estos profesionales son usuarios de eBiblio. Son un amplio colectivo profesional que no puede sentirse relegado. El hecho de que la selección de la colección venga dada, las políticas de préstamo definidas desde arriba y que no tengan acceso al llamado “back office” de la herramienta de gestión de la plataforma, puede provocarles que no se sientan identificados con el servicio, que no lo vean como propio o que incluso lo lleguen a sentir como una amenaza para su trabajo. En cualquier caso, es importante que sientan el servicio como un activo más de su biblioteca local, porque en definitiva son sus usuarios y, en principio, es en la biblioteca física donde se les facilitan las contraseñas de acceso.

Pero a muchos de esos bibliotecarios municipales les produce inseguridad el no saber dar respuesta a las cuestiones tecnológicas que les planteen sus usuarios sobre el tema del libro electrónico y la lectura digital. En cualquier caso está claro que debemos aprovechar este potencial humano y combatir esas posibles carencias formándolos para que se conviertan en usuarios del servicio e instruirlos como intermediarios ya que son los que en un primer momento pueden dar a conocer las posibilidades de lectura en estos nuevos formatos y dispositivos.

  • Nosotros ya hemos iniciado una vía para que sean los propios usuarios del servicio, los que puedan hacer propuestas de compra (desideratas) de títulos en formato electrónico para integrarlos en la plataforma de préstamo online. Especialmente ahora que en Andalucía vamos a realizar una importante inversión antes de que acabe el año. Con esta estrategia perseguimos aumentar el grado de satisfacción con el servicio y recuperar usuarios inactivos.
  • Implementar licencias específicas para Clubes de lectura (ya sean de tipo virtual o presencial). Entre tanto se implemente esta posibilidad, y considerando el hecho de que nos vamos a encontrar con miembros de los clubes de lectura que se reúnen de manera presencial en la biblioteca que son reacios a la lectura en pantalla, hemos pensado en proponerles fórmulas mixtas: en un mismo club habrá gente que le apetezca leer la lectura propuesta en papel y otros en formato digital. La ventaja es que en eBiblio Andalucía contamos con un importante número de licencias por título que facilita esta opción.
  • Como hemos referido con anterioridad, uno de los puntos fuertes del proyecto es el de poner en valor a la biblioteca física, ya que para poder acceder al mismo es condición sine qua non estar en posesión de un carné de biblioteca pública y es esa biblioteca la que le facilitará las claves de acceso a la plataforma. No obstante, estamos diseñando un nuevo escenario que haga posible captar nuevos usuarios Web, sin necesidad de que tengan que pasar de manera obligatoria por una biblioteca. Lo que se pretende es implantar un sistema que permita solicitar el alta en el servicio rellenando un formulario vía Web. Una vez culminado el proceso de autorregistro el sistema le proporcionará de manera automática unas claves de acceso al correo electrónico. En todo caso, para que pueda ser incorporado a la base de datos de lectores de absysNET los datos serán cotejados y aprobados por una biblioteca física.

Conclusiones recogidas en las Mesas de Debate celebradas en el Liber 2017

Con anterioridad a la Mesa en la que estuvimos presentes representantes de las CCAA de Andalucía, La Rioja, Madrid y Galicia, tuvo lugar otra Mesa de debate: “Bibliotecas públicas digitales: Perspectivas y retos” con un planteamiento de reflexión más amplio, coordinada por Carmen Fenoll y en la que participaron Ofelia Grande, Directora General de Siruela;   Arantza Larrauri, Directora General de Libranda; Cristina Gonzalo, Instituto Cervantes y Concepción Vilariño, Subdirectora General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. De lo tratado en esta Mesa me gustaría resaltar los siguientes puntos:

  • a) Los editores por el momento tienen la sensación de andar en un terreno pantanoso y a ellos les genera todavía gran incertidumbre el tema de las licencias. La gestión de licencias supone unas cargas de trabajo difíciles de asumir ya que se ven obligados a tener que clarificar y actualizar cada uno de sus contratos de edición con vistas a establecer paquetes de venta de licencias para las bibliotecas. Ellos argumentan que su margen comercial cada vez es más estrecho y no pueden tirar los precios, pero tienen claro que quieren dar un voto de confianza a las bibliotecas y al préstamo digital. Hay que buscar fórmulas de consenso que beneficien a ambas partes: editoriales y bibliotecas.
  • b) Hay que mejorar la experiencia del usuario:
    – Facilitar el sistema de alta en el servicio, con la posibilidad de hacerlo vía Web sin necesidad de pasar en persona por una biblioteca física.
    – Prestar más atención a su participación en las plataformas, como es el caso de las recomendaciones de libros, activando un sistema de puntuación de la lectura en el momento de la devolución del libro. En la app para dispositivos móviles no se encuentra activo el módulo de participación del usuario: con la posibilidad de compartir comentarios y opiniones a través de las redes sociales o la posibilidad de puntuar las lecturas mediante ranking.
    – Licencias para clubes de lectura.
    – Implantar modelos y dinámicas de gamificación dentro del servicio para mejorar la experiencia por parte del usuario.
  • c) Eliminar las incidencias técnicas y las trabas tecnológicas.
  • d) Desarrollar estrategias para recuperar a los jóvenes para la lectura. En la adolescencia experimentan un cambio radical en sus hábitos lectores. Asocian lectura a estudio y se convierten incluso “en militantes de la no lectura”. Son grandes consumidores de Internet y buscan la inmediatez. Hay que ofrecerles contenidos alternativos que les motiven.
  • e) Más catálogo y diferentes productos, no solo libros. Aumentar la presencia de lo audiovisual y los libros enriquecidos y multimedia.

Antonio Agustín Gómez Gómez
Director Biblioteca Pública del Estado – Biblioteca Provincial de Huelva
Miembro del Grupo de Trabajo de seguimiento del servicio de préstamo digital – CCB

Anuncios




¡Aprovéchate! Hasta el próximo 9 de mayo os regalamos para descarga estos 50 títulos en formato ebook

5 05 2017

Con ocasión del Día de la Madre y hasta el próximo día 9 de mayo estarán disponibles para su descarga gratuita desde la plataforma de préstamo de libros electrónicos http://andalucia.ebiblio.es 50 nuevos títulos que se añaden a los más de 1850 títulos en formato ebook a los que puede tener acceso bajo la modalidad de préstamo temporal cualquier usuario de la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía.

No dejes perder esta oportunidad.

nuevostitulosebiblio1.jpg

nuevostitulosebiblio2.jpg





Los usuarios de la Biblioteca Provincial de Huelva son los andaluces que más leen en formato digital

11 08 2016

La lectura de ebooks está aquí y ha llegado para quedarse. Así lo demuestran las cifras que arroja el servicio de préstamo de libros electrónicos de la Biblioteca Provincial de Huelva. Los socios de esta biblioteca son los andaluces que más y mejor han abrazado el uso de las nuevas tecnologías para la lectura de libros y novelas.

ebiblio_playa_small_martin

A nuestros lugares de veraneo nos podremos llevar un potencial cargamento de miles de libros que apenas pesan

eBiblio es el nombre del nuevo servicio que ha sido impulsado por la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Cultura en colaboración con la práctica totalidad de las comunidades autónomas. Se trata de un novedoso sistema de préstamo de libros electrónicos que permite la lectura en formato digital, de manera legal y gratuita, de muchas de las novedades literarias de las editoriales españolas más importantes del sector.

Los ficheros de los libros electrónicos se encuentran protegidos por DRM, un mecanismo que impide la copia pirata y que permite salvaguardar los derechos de autores y editores, y al mismo tiempo habilita un algoritmo cronodegradable que hace posible el préstamo temporal por parte de la Biblioteca a cualquier persona que posee el carnet de lector de una biblioteca pública española. Al finalizar el periodo de préstamo, sencillamente el fichero desaparece de nuestro dispositivo. En Andalucía cualquier usuario puede llevarse en préstamo hasta 5 contenidos digitales (libros y audiolibros y en fechas próximas se piensa incluir también contenidos audiovisuales para que también se puedan descargar de manera gratuita) por un periodo de tiempo de 21 días, prorrogables por otros 21 días si fuera necesario.

La plataforma de préstamo se encuentra accesible desde la dirección de Internet http://andalucia.ebiblio.es y proporciona dos tipos de modalidades de lectura: en la nube o bien mediante la descarga en cualquier tipo de dispositivo: PC, eReader, Tablet o Smartphone. Tan solo hay que ponerse en contacto con la biblioteca pública para que te proporcione una contraseña de acceso.

Andalucía es una de las Comunidades Autónomas que más bibliotecas y número de usuarios potenciales aporta al proyecto, y la Biblioteca Provincial de Huelva se ha consolidado como la primera entre las andaluzas que más ha potenciado el uso de este novedoso servicio entre sus usuarios. Su Director forma parte del Grupo de Trabajo del Consejo de Cooperación Bibliotecaria, compuesto por representantes de todos los territorios del Estado, encargado de definir y evaluar el proyecto y ello, sin lugar a dudas, ha influido en la apuesta del centro bibliotecario onubense por esta nueva experiencia lectora.

Otra de las claves del éxito de la lectura de ebooks entre los onubenses es que de manera sistemática se han venido realizando en las instalaciones de la Biblioteca talleres de formación sobre el uso de este nuevo servicio en colaboración con el programa de voluntariado de Andalucía Compromiso Digital, y se ha realizado especial incidencia entre los miembros de los casi 10 clubes de lectura que vienen funcionando en la conocida tradicionalmente como Casa de la Cultura. Además se ha llegado a impartir un par de cursos de formación de formadores a esos voluntarios que también se han encargado de formar a otros usuarios en diversas localidades de la provincia.

El porcentaje de la lectura digital en comparación con la lectura en papel a nivel del Estado se sitúa en un 1%, en cambio las cifras que viene arrojando el centro bibliotecario onubense a lo largo de este año revela que el préstamo de ebooks supone un 5% de los préstamos en papel, con meses punta en este inicio de verano en que asciende al 8,51% en el mes de Junio y hasta el 10,54% durante el mes de Julio; unos meses en los que las vacaciones invitan a disfrutar más de la lectura. Y es que con este tipo de hábito de lectura en pantallas es evidente que conseguimos descargar peso en nuestra maleta de viaje al no tener que hacer ya sitio a los pesados volúmenes en papel.

prestamo eBiblio por bibliotecas

*Préstamo de libros en formato digital en las bibliotecas públicas de Andalucía en 2016

 

Unas cifras, sin lugar a dudas extraordinarias, que se aproximan  a las que arrojan las bibliotecas norteamericanas donde la lectura de libros en formato digital está muy consolidada desde hace muchos años y que es el país pionero en la prestación de este tipo de servicio en sus bibliotecas.  Pero tenemos claro que no se trata de renunciar a las señas de identidad de la biblioteca, su colección de libros en papel ha sido durante muchos siglos “el alma mater de las bibliotecas“, y lo seguirá siendo. La oferta de libros electrónicos viene a complementar a la oferta de libros en papel. El usuario de biblioteca, en definitiva el lector, es el que elige el formato que más le agrade según el momento y está claro que puede elegir ambos. El libro en papel y el libro electrónico no están reñidos.

 





Balance del primer año de funcionamiento de “eBiblio Andalucía”: el servicio de préstamo de libros electrónicos de las bibliotecas públicas

9 11 2015

En las siguientes líneas quiero hacer un extracto de mi intervención en las VIII Jornadas Bibliotecarias Provinciales de Almería que con el lema “Los recursos electrónicos en las bibliotecas de uso público” se celebraron en la localidad almeriense de Níjar el pasado día 5 de noviembre de 2015.

Indicadores para la evaluación del servicio

Antes de entrar a analizar los datos, creemos necesario realizar una serie de precisiones terminológicas para las cifras que se han venido manejando y que son las que se han podido extraer del módulo de estadísticas Qlickview que utilizaba la plataforma de Libranda. En las estadísticas que hemos podido cotejar, que aparecen recogidas y comentadas en diversos estudios, se han venido mezclando tres conceptos que es necesario delimitar:

  • Usuarios activos: Se refiere al nº de usuarios que tienen algo en préstamo en el momento de la consulta a la plataforma. Este dato proporcionado por el módulo estadístico Qlickview era una especie de foto fija en un momento determinado y como tal no resulta operativa para evaluar indicadores de rendimiento.
  • Usuarios distintos: Son los usuarios que en un mes determinado hacen uso del servicio. Presenta una evolución cronológica, al alza o a la baja, mes tras mes. En cierta manera, este indicador es una pista del grado de aceptación o satisfacción del servicio.
  • Nº total de Lectores digitales identificados en la plataforma al final de un periodo: Este dato se corresponde con el total de usuarios con correo electrónico que se han identificado en la plataforma a través del Web service, y que se presupone que han podido realizar, al menos, una operación de préstamo. Por ejemplo, el 22-9-2015 se contabilizaban un total de 8.218 lectores en eBiblio Andalucía, que es el dato que he tomado para hacer la aproximación al presente estudio.

Datos de uso de eBiblio a nivel nacional facilitados por el Ministerio:

La cifra total de préstamos durante el primer año de andadura del Servicio alcanza las 208.693 operaciones de préstamo en línea o “descargas” (161.640 préstamos en 2015 y 47.053 en 2014). Para el conjunto nacional no disponemos del número de usuarios reales del servicio, ya que para el 2014 los datos que nos han proporcionado hablan de usuarios activos, mientras que en el 2015 se habla de usuarios distintos.

Datos de uso de eBiblio en Andalucía
¿Quiénes y cuántos andaluces han hecho uso de la plataforma?

En el caso de nuestra Comunidad sí que hemos podido realizar un estudio exhaustivo ya que hemos partido de un fichero Excel, con fecha 22-9-2015, que contenía 8.218 emails y que se correspondían con el total de usuarios que habían entrado en la plataforma eBiblio Andalucía. Ese fichero ha sido la base del presente estudio y sobre el que hemos trabajado la explotación de datos confrontándolo con la base de datos de lectores del Sistema de Gestión Bibliotecaria en absysNET. La distribución de esos usuarios por género y edad es la siguiente:

* En esta Tabla hemos querido individualizar los usuarios que aporta nuestra Biblioteca

* En esta Tabla hemos querido individualizar los usuarios que aporta nuestra Biblioteca

Y podemos observar que, al igual que la lectura en soporte papel, hay un mayor número de mujeres lectoras que de hombres:

Usuarios Adultos / Infantiles

Usuarios Adultos / Infantiles

Y decir también que del total de esos 8.218 usuarios tan solo un 5,39 % son usuarios infantiles. A pesar de la dependencia de los niños por todo tipo de pantallas parece que la lectura en digital todavía no les resulta atractiva:

Usuarios por género

Usuarios por género

Distribución territorial de los usuarios de eBiblio en Andalucía.

El proceso de autentificación de usuarios en la plataforma se hace a través de un Web Service que interroga la base de datos de lectores en absysNET. Este proceso de identificación se realiza garantizando la protección de los datos de carácter personal de los usuarios, lo que hasta el momento ha imposibilitado conocer la biblioteca de origen del usuario de eBiblio y por consiguiente su distribución en el territorio.

Para poder segmentar todos estos datos hemos tenido que indagar directamente en la base de datos de lectores en absysNET, ya que lamentablemente el módulo de estadísticas de eBiblio no las proporcionaba.

Distribución provincial usuarios

Distribución provincial usuarios

En ese ranking provincial sin duda ejercen su peso las redes municipales de bibliotecas situadas en grandes poblaciones (como es el caso de las de Málaga y Sevilla que superan en número a las propias Bibliotecas Provinciales). El caso de la provincia de Granada, que se sitúa en el primer puesto de ese ranking se puede explicar por los buenos datos que presentan la propia Red Municipal de la capital y algunas localidades importantes (Almuñecar, Motril, etc.). Y sin duda, estos buenos datos tienen que ver con el hecho de la existencia de la Facultad de Biblioteconomía en la capital granadina. En cambio contrastan los datos de las 2 provincias con un menor número de lectores digitales, que son Jaén y Almería, donde únicamente destacan Vera, Nijar y la propia red municipal del ayuntamiento de la capital.

Un dato revelador que en nuestro caso nos interesaba especialmente conocer, era el del número de usuarios que aportábamos a eBiblio cada Biblioteca Provincial:

Usuarios eBiblio en Bibliotecas Provinciales

Usuarios eBiblio en Bibliotecas Provinciales

Éste era un dato para mí especialmente buscado, ya que quería conocer el éxito de todos nuestros desvelos a la hora de promocionar el servicio entre nuestros usuarios. Y creo que salimos bastante bien parados teniendo en cuenta nuestra base demográfica.

Análisis del grado de satisfacción de nuestros usuarios y su fidelidad con el servicio que se les presta desde eBiblio

En Andalucía los préstamos realizados durante el primer año de andadura del servicio (desde septiembre 2014 a septiembre 2015) han sido 29.868 (21.707 en 2015 y 8.161 en 2014). Si tomamos el nº total de usuarios registrados en eBiblio (8.218), obtendremos un promedio de 3,63 préstamos por usuario registrado durante dicho periodo. Por el contrario, el nº de usuarios reales que vienen haciendo uso del servicio va fluctuando mes a mes. Si tenemos en cuenta los primeros 9 meses del 2015, la media mensual de usuarios en nuestra Comunidad es de 1.499, y se vienen llevando una media de 2.411 préstamos mensuales (i.e. 1,61 préstamos por usuario). Esa cifra relativamente baja de usuarios satisfechos o fidelizados (los que hemos conseguido mantener), contrasta con los 8.218 registrados en la base de datos en Ebiblio Andalucía. Esa diferencia indica que no hemos conseguido fidelizar y retener a aquellos que han querido conocernos y han hecho alguna vez uso de la plataforma de préstamo. Este dato lamentablemente viene a demostrar que hemos llegado tarde y que lo que ofrecemos, y sobre todo cómo lo ofrecemos, no reviste el suficiente interés para los lectores digitales.

El problema de cómo identificar a los usuarios

Recientemente nuestro colega Julián Marquina ha publicado en su blog el artículo “Solamente el 1% de los socios de bibliotecas en España ha utilizado eBiblio”. Sobre el mismo queremos comentar que, desde nuestro punto de vista, la forma en que utiliza las cifras de usuarios publicadas por el Ministerio es errónea, ya que el concepto de “usuarios distintos” (que es el dato que toma) debe considerarse como una evolución mes a mes del grado de aceptación del servicio y en ningún caso como un sumatorio para obtener el total de usuarios identificados en la plataforma en cada Comunidad. Esta desviación es bien patente en la cifra que arroja de usuarios en Cataluña que en honor a la verdad tenemos que decir que no ha llegado todavía al número final de usuarios que apunta. Los datos registrados en el eBiblio catalán para los meses de Junio, Julio, Agosto y Septiembre, se refieren al número de usuarios distintos que hubo en cada uno de esos meses. Así, por ejemplo, debemos entender que buena parte de los 5122 usuarios registrados en junio, bien pudieron repetirse entre los 6729 registrados en julio. Así pues, en ningún caso, las cifras de estos 4 meses deben considerarse como un sumatorio que nos indique el nº final de ciudadanos catalanes registrados en la plataforma.

Tampoco compartimos algunas otras de sus reflexiones que dan lugar a conclusiones no del todo ciertas. Por ejemplo, compara de forma absoluta el uso de este todavía incipiente servicio de préstamo del libro digital con el nivel de uso de la biblioteca física, contraponiendo el total de usuarios de bibliotecas físicas con el total de usuarios virtuales, de ahí que nos llame la atención el título un tanto alarmista con el que encabeza el artículo, y que a mi entender encierra una visión negativa del discurrir de este primer año del servicio. No se puede comparar el préstamo en papel con el todavía incipiente préstamo digital en nuestro país (en el que el servicio que proporcionamos desde eBiblio es solamente uno de los actores que concurren).

Creo que tampoco se puede establecer una comparativa que no ha tenido en cuenta los plazos en los que cada Comunidad Autónoma ha puesto en marcha este servicio, ya que el grado de evolución necesariamente no es el mismo. Igualmente nos parece un tanto excesivo la comparativa de uso por Comunidad Autónoma sin tener en cuenta su número de habitantes real. De qué sirve incluir en la comparativa casos como el de Baleares o Ceuta y Melilla, que únicamente aportan al conjunto nacional los socios registrados en una sola biblioteca y confrontarlos con datos de CC.AA. grandes como Madrid, Cataluña o Andalucía. Estas comparaciones sencillamente no caben en un momento tan incipiente, ya que de hacerse dan lugar a malinterpretaciones.

Un dato que sí podemos aportar en nuestro caso particular, y que consideramos esclarecedor, es el indicador de nº de usuarios en eBiblio que aporta cada Biblioteca participante en el proyecto, confrontándolo con el nº de socios registrados en esa misma biblioteca física: Por ejemplo la BPE de Huelva en 2014 contaba 45.939 usuarios inscritos con carnet de biblioteca sobre una población de 147.212 habitantes, de los cuales 6.040 se consideraban como prestatarios activos que hicieron uso en algún momento de la colección física. Por el contrario, solo 421 socios de nuestra biblioteca física se han identificado como usuarios de eBiblio; lo que representaría un 6,97% de los denominados prestatarios activos en el último año, o bien un 0,91% del total de socios registrados, hayan hecho uso, o no, del préstamo en papel. Este dato sí se acerca a lo que plantea Javier Celaya en su post “Evolución del préstamo digital en España” cuando habla de ratio de conversión de lectores digitales, que en el caso de la BPE de Huelva sí podríamos considerar como unos indicadores muy positivos. Por su parte, en la RBPA contamos con unos 2.000.000 de personas usuarias inscritas, de los cuales tan solo 8.218 se ha convertido en lectores digitales, con lo cual la denominada ratio de conversión que apunta Celaya se situaría, por el momento, en un modesto 0,41 si lo comparamos con el 3,33% de la NYPL o el 6,91 de las Bibliotecas Públicas de Québec. Aunque podríamos matizar esa cifra si la confrontamos específicamente con los denominados prestatarios activos, que para el 2013 fueron exactamente 410.909 personas, con lo que la ratio podría aumentar en nuestra Comunidad hasta el 1,99% de los lectores en papel.

El caso es que este indicador de los usuarios registrados en Ebiblio nos ilustra acerca del esfuerzo desarrollado por cada biblioteca a la hora de difundir y dar a conocer este nuevo servicio entre sus asociados, y éste es el papel que debemos desarrollar como profesionales, el papel de intermediarios que ponga en valor la lectura en formato digital, y el de formadores en el uso de la plataforma.

Una de las conclusiones con las que nos quedamos del estudio de Julián Marquina es que “quizás la gente no quiere leer libros electrónicos de las bibliotecas y prefiere descargarlos de otros sitios”. Desde mi punto de vista porque hemos llegado tarde a este negocio, con lo que muchos de los que podrían haberse convertido en usuarios potenciales ya han orillado ese “lado oscuro” de Internet donde descargarse la última novedad bibliográfica es mucho más fácil que hacerlo desde lo que ahora ofrecemos como bibliotecas. Además debemos reconocer que se lo ponemos incómodo y difícil con el dichoso DRM y la obligatoriedad de tener que instalarse el Adobe Digital Editions. En cualquier caso debemos seguir postulándonos como esa alternativa legal y gratuita a la piratería porque, a pesar de nuestras desavenencias con el mercado editorial y habernos impuesto un modelo de negocio que no nos convence, seguimos siendo sus aliados en el llamado ecosistema cultural del libro.

Contenidos digitales y licencias asignadas:

El número de licencias por título varía en cada comunidad y ciudad autónoma, dado que el reparto de licencias se ha realizado siguiendo un criterio poblacional. Andalucía ha sido la más beneficiada en este sentido:

Nº de licencias asignadas en Andalucía

Nº de licencias asignadas en Andalucía

Al comienzo de este proyecto se estimó que el servicio podría posibilitar, en el mejor de los casos, unas 5,6 millones de lecturas gratuitas durante el periodo de vigencia de las licencias contratadas (a razón de una media de 28 usos por licencia). En el primer año de funcionamiento se han alcanzado 208.693 operaciones de préstamo en línea o “usos”. Estos “usos” (bien se hayan materializado como descargas o lecturas en streaming) se han realizado sobre un total de 200.000 licencias de acceso (i.e. ejemplares virtuales) a los aproximadamente 1.500 títulos que componen la colección. Esa cifra de préstamos es ligeramente superior al nº de licencias contratadas para ese periodo, con lo que podemos concluir que la tasa de utilización de la colección ha sido positiva ya que ha cubierto al menos todas las licencias adquiridas. Aunque en puridad, esa ratio habría que realizarla al final el periodo de contratación de las licencias (aprox. 18 meses) y no al año, con lo que claramente esa cifra va a ser más alta que el 1.04 actual porque se van a producir un mayor número de operaciones de préstamo.

En este punto nos alineamos con las opiniones que apunta Manuel Gil en su blog Antinomias Libro (“Incontinencia analítica”) en donde considera más acertado medir los préstamos digitales sobre el catálogo disponible que sobre el total de socios. Si en el caso de eBiblio considerásemos la ratio que presenta el préstamo digital sobre el fondo de títulos disponible, sí podríamos afirmar que es mucho más positiva que la ratio del préstamo en papel. Por ejemplo, si atendemos al indicador de rendimiento que ofrece el Ministerio en su página Web “Bibliotecas Públicas Españolas en cifras” observamos que lo que llama “Indice de rotación del préstamo de libros y folletos” ofrece el dato de 0,46 préstamos por ejemplar para el año 2013. Estas diferencias dicen mucho en favor del préstamo digital.

Perspectivas de futuro

  • Respecto a la plataforma: En 2016 la SGCB tiene previsto volver a licitar la plataforma mediante procedimiento abierto. La idea es licitar por un año, prorrogable a otro en función de los resultados obtenidos. Con estas previsiones podremos asegurarnos una mayor estabilidad del servicio a través de un mantenimiento más prolongado de la misma plataforma.
  • Respecto a los contenidos: La licitación de los contenidos digitales de este año ya se está empezando a resolver y con ellos se van a cubrir y renovar las licencias del 2015 que se empezarán a agotar el próximo año (a partir del mes de abril y posteriores, según las condiciones establecidas por cada editor). La limitación del presupuesto asignado a la adquisición de licencias supone un 54% menos de los contenidos adquiridos en el concurso anterior y una disminución tanto de títulos como de licencias (pasando de los 1.388 títulos y 200.000 licencias actuales, a 486 títulos y 92.000 licencias en 2016). Aunque tenemos que recalcar que esta disminución de la colección va a ser gradual y el usuario final no la va a notar de manera drástica. No obstante, y para paliar en parte este paso atrás, se ha invitado a las CC.AA. a que inviertan cada una por su cuenta, pero operando a través de compras consorciadas, para que se pueda ampliar de alguna manera la colección disponible.

Desde el Grupo de Trabajo de seguimiento del servicio de préstamo digital se ha insistido sobre la necesidad de cambiar el modelo de negocio, y que las licencias sean multiacceso. Se ha de ejercer presión sobre los editores para que reconsideren las limitaciones que ponen tanto a los precios como a la oferta de sus contenidos. Para ello se pretende retomar el diálogo con la FGEE y que en dichas conversaciones, además de representantes de la SGCB, también estén presentes las CC.AA., con objeto de reforzar un mensaje común sobre nuestra postura (compra consorciada que mejore los precios, multiacceso de licencias, compras a perpetuidad, etc.).

Conclusiones

A pesar de que muchas de nuestras expectativas no se han visto satisfechas, este primer año debe considerarse como un periodo de prueba en el que las todavía modestas cifras estadísticas de uso del servicio no deben condicionar decisiones sobre su futuro y evolución posterior. Entre las causas que explican su lenta introducción se encuentran las siguientes:

  • La escasez de títulos ofertados (apenas 1.500 títulos, aunque sean novedades atractivas para el gran público). Estamos de acuerdo con la opinión generalizada de que una de las claves de éxito para afianzar el despegue del préstamo digital en nuestro país va a ser el contar con un amplio catálogo de ebooks. Javier Celaya indica que las plataformas con mejores ratios de utilización del servicio de préstamo digital son aquellas que cuentan con un promedio de más de 10.000 ebooks en el catálogo. En España, el Páis Vasco con eLiburtegia es la única experiencia que se acerca a esa cifra.
  • Pérdida de interés por el servicio debido a su relativa complejidad para aquellas personas no habituadas a entornos digitales (hay que instalarse el programa ADE para la gestión del DRM, y tenemos comprobado a través de nuestros cursos de alfabetización que este paso puede convertirse en un impedimento que puede echar para atrás a mucha gente. En realidad no se trata de unos pasos muy complicados pero sí algo farragosos).
  • Las disfuncionalidades que se están produciendo a raíz del cambio de plataforma, que se hizo efectiva el pasado 8 de octubre, están provocando un auténtico aluvión de comentarios negativos, como los que podemos encontrar en el Play Store por parte de aquellos usuarios que se descargan la nueva App para dispositivos móviles. Nos hemos visto obligados a realizar de manera precipitada la implementación de la nueva plataforma debido al retraso que supuso el recurso planteado por Libranda a la adjudicación del concurso. Esa precipitación ha sido una de las causas de los problemas e incidencias que se han detectado durante las primeras semanas de la puesta en marcha del servicio con la nueva plataforma. Lo que podríamos calificar como “una batalla empresarial entre Libranda y Odilo” ha provocado que una buena parte de las potencialidades de la nueva plataforma queden mermadas; como es el caso de la posibilidad de lectura en streaming (especialmente negativo para los usuarios de dispositivos kindle), la posibilidad de lectura previa de hasta un 10% del contenido del libro o la posibilidad de devolución antes de los 21 días. Esta situación viene provocada porque Libranda, ateniéndose a una interpretación de las cláusulas del pliego de prescripciones técnicas, se ha negado a entregar los archivos maestros de los libros electrónicos para salvaguardar los intereses de sus asociados con lo que el acceso a sus contenidos (que representan el 84% del total de títulos de la colección) se viene haciendo a través de una pasarela virtual.
  • Las limitaciones presupuestarias no han hecho posible un plan de comunicación (lo que sin lugar a dudas ha incidido en que las cifras del arranque hayan sido discretas). Esta laguna se ha intentado paliar con el esfuerzo de iniciativas aisladas de difusión, desarrolladas por muchas bibliotecas y bibliotecarios a nivel particular y algunas redes autonómicas con una voluntad más global, para que aumente su uso.

Para finalizar, en las conclusiones del Encuentro con nuestros colegas de Almería nos hacíamos una serie de reflexiones y preguntas: ¿Cuál es el impacto de eBiblio en una pequeña biblioteca municipal y cuál es el papel que debemos desarrollar los bibliotecarios ante este nuevo servicio?

La respuesta es la de “Impulsar nuestro papel de mediadores y formadores”, ya que otra de las claves de éxito de la puesta en marcha de este servicio es el involucrar a los bibliotecarios en todo el proceso, formarlos para que conozcan en profundidad el funcionamiento de la plataforma y puedan recomendarla activamente a sus usuarios

Desde las Bibliotecas Provinciales debemos poner en práctica un apoyo constante a los bibliotecarios municipales, ofreciéndoles asesoramiento y adiestrándoles en el uso de la plataforma tecnológica a través de talleres específicos con carácter presencial (en Huelva hemos celebrado 2 talleres dirigidos específicamente a bibliotecarios, uno en la capital y otro en la Sierra de Huelva, además de una Conferencia en la Biblioteca Municipal de Calañas dirigida a miembros de sus clubes de lectura celebrada en el marco de la Semana del Libro de la localidad)

Hemos llegado a un acuerdo con la Red de voluntariado del programa Andalucía Compromiso Digital para que colaboren con nosotros en la puesta en marcha de un calendario estable de actividades de formación. Hasta la fecha hemos celebrado un total de 19 Talleres o Jornadas de sensibilización sobre eBiblio en las que han participado un total de 177 personas. Comenzamos en Enero de 2015 con un Taller de formación de formadores, dirigido de manera específica a un nutrido grupo de voluntarios colaboradores del programa, que luego han venido apoyándonos a los técnicos de la Biblioteca en el resto de talleres que hemos venido celebrando en nuestra Aula de Formación.

Esta es la experiencia del primer año de funcionamiento de eBiblio en nuestra Comunidad que hemos querido compartir con nuestros colegas y usuarios, y con la que hemos inaugurado una nueva etapa en los servicios que podemos llegar a prestar desde las bibliotecas públicas en nuestro país. Este era un deseo que al menos ya hemos podido empezar a realizar.

Antonio Agustín Gómez Gómez
Director Biblioteca Pública del Estado – Biblioteca Provincial de Huelva
Miembro del Grupo de Trabajo de seguimiento del servicio de préstamo digital – CCB





Cambios en la plataforma de préstamo de libros electrónicos eBiblio: nuevas funcionalidades al servicio de los usuarios

21 10 2015

El pasado 8 de octubre se efectuó la migración a la nueva plataforma tecnológica que soporta el servicio de préstamo de libros electrónicos eBiblio http://andalucia.ebiblio.es

Migración a la nueva plataforma

Nueva plataforma eBiblio

 

Queremos pedir disculpas a nuestros usuarios por los problemas que surgieron a raíz del cambio de plataforma tecnológica, que en la actualidad viene prestándose por parte de la empresa OdiloTk ganadora del concurso convocado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. Después de unos primeros momentos que supusieron bastantes inconvenientes para los usuarios del servicio, ahora podemos afirmar que la plataforma se encuentra funcionando de manera óptima y queremos destacar las principales novedades y ventajas de esta nueva etapa.

  • Lo primero que tienen que saber los usuarios es que tendrán que instalar la nueva versión de la aplicación en sus dispositivos móviles, tanto en teléfonos como en tabletas (para ello deberán desinstalar la anterior App eBiblio Andalucía y sustituirla por la nueva App eBiblo Odilo disponible de manera gratuita en Google Play).
  • También destacar que se ha decidido aumentar el número de libros que un usuario puede solicitar en préstamo: hasta 5 ebooks por un periodo de 21 días cada uno de ellos, prorrogables por igual periodo de tiempo.

La nueva versión de la plataforma tecnológica añade además una serie de nuevas funcionalidades:

  • Previsualización de los contenidos hasta el 10 por ciento de la obra antes de formalizar el préstamo, salvo que el editor o distribuidor no lo permita.
  • Lectura en dispositivos Kindle mediante streaming
  • Consultar el historial de préstamos que hayamos realizado
  • Búsqueda por campos e incorporación de búsqueda avanzada y facetada
  • Descarga transparente para el usuario en dispositivos móviles ya que la nueva aplicación soporta DRM
  • Posibilidad de compartir comentarios y opiniones a través de las redes sociales
  • La posibilidad de puntuar las lecturas por parte del usuario mediante ranking
  • Enlaces a la Wikipedia con información sobre los autores
  • Web móvil adaptada a pantallas pequeñas –así se considera a las de menos de 600 pixeles– que permite una navegación más cómoda y directa en dispositivos móviles y tabletas.

No obstante, algunas de estas mejoras sólo se encuentran disponibles para una parte del fondo debido a la limitación de algunos proveedores de contenidos y editoriales. Este es el caso de la posibilidad de lectura en streaming de parte de los contenidos (sólo se podrá realizar la lectura de los mismos a través de descarga con DRM de Adobe) y la previsualización y  devolución antes de 21 días de aquellos contenidos restringidos por dichos proveedores.

Es interesante destacar que el portal ‘eBiblio’ empezó a ofrecerse en septiembre de 2014 por parte de la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía. Se trata de una iniciativa del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, del Gobierno de España en colaboración con las CCAA, que se ofrece de manera gratuita a cualquier ciudadano que posea el carnet de una biblioteca pública. Este servicio permite la descarga legal y gratuita de contenidos digitales y ofrece acceso a una colección de novedades bibliográficas de las editoriales más importantes del sector. Son casi 1500 los títulos ofertados, contándose con una media de 21 licencias de acceso (i.e. ejemplares virtuales) por título.

A lo largo de este primer año de funcionamiento del servicio en nuestra Comunidad, se han realizado 30.043 préstamos por un total de 8.398 usuarios registrados. Todos los títulos se han prestado como mínimo en una ocasión y  del total de usuarios registrados un 80% de ellos utilizan de forma habitual eBiblio Andalucía.

Los títulos con mayor número de préstamos durante el último año han sido: la Trilogía Cincuenta sombras de Grey, Dime quién soy de Julia Navarro,  Esperando al rey de José María Pérez Peridis, Antigua luz de John Banville, Yo fui a EGB, El invierno del mundo de Ken Follet, La gente feliz lee y toma café de Agnès Martin-Lugand o Mindfulness para todos los días.

La Biblioteca Provincial de Huelva ha sido una de las bibliotecas públicas andaluzas que más ha difundido este novedoso servicio entre sus usuarios, situándose en tercer lugar entre las andaluzas, después de Sevilla y Granada, y programando una serie de talleres de formación personalizados sobre el uso del servicio que se celebran con periodicidad mensual.

Además ha iniciado una campaña de marketing en Twitter para dar a conocer los primeros datos de uso de la nueva plataforma:

Listado de títulos más prestados durante la primera semana:

Títulos más prestados

Títulos más prestados

Haciendo uso de viñetas:

Tira cómica

Tira cómica

Balance de la primera semana:

Balance de la primera semana

Balance de la primera semana

Antonio Agustín Gómez Gómez
Director Biblioteca Provincial de Huelva.





eBiblio Andalucía en la Biblioteca de Huelva

24 09 2014
Folleto informativo

Folleto informativo

Exactamente son 45.000 onubenses los que poseen el carnet de lector de la Biblioteca Provincial de Huelva y todos aquellos que nos hayan facilitado una dirección de correo electrónico podrán ya tener acceso al nuevo servicio de préstamo online y gratuito de libros electrónicos eBiblio Andalucía: http://andalucia.ebiblio.es.

¡No lo dude!, póngase en contacto con la biblioteca, facilítele una dirección de correo electrónico y ellos le proporcionarán una contraseña para poder acceder a este novedoso servicio que viene a revolucionar la lectura de libros y los servicios que van a proporcionar las bibliotecas públicas en nuestro país. Cualquier persona podrá tomar en préstamo online y gratuito cualquiera de los 1500 títulos en formato digital que en esta primera fase componen esta colección. Se trata de títulos muy actuales publicados por las editoriales más importantes del sector. Los libros se podrán leer en streaming, pero también se permitirá su descarga en los siguientes dispositivos: lector de libros (e-reader), ordenador personal y tableta, así como teléfono móvil mediante la aplicación gratuita ‘eBiblio Andalucía’ que está disponible desde las páginas de descarga de aplicaciones de Google Play (Android) y Apple Store (IOS).

La plataforma permitirá que un mismo usuario tome en préstamo dos libros al mismo tiempo durante 21 días y también podrá reservar otros dos.

Desde la Biblioteca hemos elaborado un tríptico divulgativo (descargar aquí en formato PDF) que ayuda a familiarizarse con el uso de la plataforma y dos video-turiales que se encuentran disponibles en canal de la Biblioteca Provincial de Huelva en Youtube:








A %d blogueros les gusta esto: