Tres años de eBiblio: el servicio de préstamo online de libros electrónicos en la Red de Lectura Pública de Andalucía

10 10 2017
Antonio Agustín Gómez Gómez
Director de la Biblioteca Provincial – Biblioteca Pública del Estado en Huelva

El pasado 5 de octubre tuve la oportunidad de participar, invitado por la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria del MECD, en la Mesa Redonda que bajo el título “eBiblio: servicio de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas públicas españolas” se celebró en Madrid en el marco del LIBER 2017.

En mi caso se me propuso exponer la experiencia concreta del desarrollo del servicio eBiblio en la Red de Bibliotecas Públicas de Andalucía, analizando los pros y los contras y las expectativas que nos habíamos marcado para el futuro.

Las labores de administración y de gestión de la plataforma eBiblio en nuestra Comunidad se coordinan desde la Biblioteca de Andalucía, aunque debido a mi trayectoria profesional y a la decidida apuesta del centro bibliotecario onubense por los nuevos servicios digitales, fui propuesto para representar a Andalucía dentro del Grupo de Trabajo “Seguimiento del servicio de préstamo digital”, encargado de definir y evaluar el proyecto dentro del Consejo de Cooperación Bibliotecaria, e integrado por profesionales expertos de todas las CCAA.

Esa visión macro del desarrollo del servicio en la red de bibliotecas públicas andaluzas, se puede ver complementada desde la perspectiva de una biblioteca en concreto (visión micro), ya que mi área competencial me ha permitido poner en marcha toda una serie de acciones de promoción del servicio que nos han posibilitado alcanzar una gran visibilidad y obtener las cifras de éxito que arroja la BPE de Huelva. Nuestra gran ventaja es que nos encontramos en contacto muy directo con nuestra comunidad de usuarios y hemos podido valorar su experiencia a través del amplio programa de cursos que hemos impartido.

En definitiva, hemos considerado este nuevo servicio digital como una oportunidad para potenciar la marca “biblioteca” entre nuestros usuarios y no usuarios.

En la BPE de Huelva hemos redefinido nuestra estrategia:

Si hacemos un breve diagnóstico de la situación actual de nuestras instituciones culturales, y en particular del momento por el que está pasado la BPE de Huelva, que reproduce el mismo caso que otras muchas bibliotecas públicas españolas, nos encontramos con una preocupante realidad: el descenso del préstamo físico en la mayoría de las bibliotecas públicas de este país. En el caso de la de Huelva este descenso es aún más acusado por una serie de condicionantes externos. En primer lugar la mengua del presupuesto para compra de libros, lo que incide directamente en una menor oferta de novedades editoriales y por consiguiente en la bajada de las cifras de préstamo. Y en segundo lugar, la endémica falta de personal técnico en que se encuentra nuestra biblioteca desde hace ya demasiados años.

Caída de las cifras de préstamo en las bibliotecas

Esa complicada realidad ha motivado que hayamos redefinido nuestras líneas estratégicas y hayamos decidido enfocar nuestros esfuerzos en otra dirección y en otro modelo de biblioteca:

  1. Potenciar la visibilidad y el uso de los recursos digitales de que disponemos. A falta de personal que nos permita seleccionar, adquirir y catalogar fondos físicos, nos esforzamos en hacer visibles y difundir los nuevos activos con los que contamos: la colección digital (eBiblio y Tumblebooks). Dos recursos que obtenemos a coste cero gracias a las inversiones externas del MECD.
  2. Impulsar el papel de la biblioteca como lugar de encuentro, un lugar donde ocurren cosas y en el que se proporcionan experiencias en torno al libro y a la cultura en general (reuniones de clubes de lectura, encuentros con autores, actividades de fomento de la lectura, cuentacuentos para los más pequeños, talleres formativos de todo tipo; en Nuevas Tecnologías, creación literaria, o de ámbito social)

1º) DATOS DE USO DEL SERVICIO EBIBLIO EN ANDALUCÍA Y EN LA BPE DE HUELVA

Visión general:
Andalucía es una de las Comunidades Autónomas que más bibliotecas y número de usuarios potenciales aporta al proyecto: en concreto a finales de 2016 se contabilizaban 2.130.709 usuarios individuales (adultos e infantiles) que poseían el carné de una de las 705 bibliotecas públicas que están dadas de alta en absysNET (aunque de ese cómputo global solo 312.779 fueron usuarios activos y realizaron alguna operación de préstamo en una de esas bibliotecas físicas radicadas en nuestra Comunidad)

fig2-vision-general-ebiblio1-e1507553511253.jpg

Estadísticas servicio eBiblio en Andalucía

Las cifras de títulos y licencias se han reducido notablemente a lo largo del 2017 ya que ha ido caducando el periodo de vigencia de muchas de las licencias de acceso adquiridas por el Ministerio.

A pesar de ese enorme potencial y que las cifras absolutas de préstamos en eBiblio que presenta nuestra Comunidad parecen altas, las tasas de préstamos por habitante nos sitúan muy por debajo de la media española, con 4,6 préstamos por cada 1000 habitantes y 17 préstamos por cada 1000 usuarios inscritos para el año 2016 (Vid. Estadísticas servicio eBiblio 2016).

¿Qué inversiones ha realizado nuestra Comunidad Autónoma para el aumento de la colección inicial de eBiblio?

A diferencia de otras comunidades autónomas como Cataluña o Madrid muy activas en la compra de ebooks para sus respectivos servicios eBiblio, las inversiones en la colección llevadas a cabo por la Consejería de Cultura han sido escasas y más bien han respondido a urgencias de final de cierre de ejercicio presupuestario. En el siguiente cuadro vemos estas compras más en detalle:

Títulos y licencias adquiridos por la Comunidad Autónoma de Andalucía

 

 

 

 

 

 

La mayoría de estas licencias aportadas por nuestra Comunidad, el 95%, han sido adquiridas a perpetuidad.

El recurso Patrimonio de la Humanidad del Grupo Enciclo ha registrado 1420 visitas y 355 visualizaciones, lo que desde nuestro punto de vista no ha rentabilizado su alto coste.

Haciendo una comparativa con el fondo inicial aportado por el Ministerio vemos que las cifras resultantes son bastante bajas.

Colecciones aportadas por el Ministerio y por la Comunidad Autónoma

 

 

 

 

 

Los 1685 títulos aportados por el Ministerio corresponden a la colección común licitada en el BOE y destinada a todas las CCAA.

Ese dato de que solo el 2,8% del total de las licencias disponibles han sido aportadas por nuestra Comunidad contrasta sobremanera con la media de licencias aportadas por el resto de CCAA que se cifra en un 17 %.

Esta tendencia parece que va a invertirse este año ya que se ha destinado una cantidad específica para la adquisición de nuevos títulos y licencias y se ha pedido la colaboración de las 8 bibliotecas provinciales gestionadas por la Consejería para confeccionar el listado de títulos a comprar que consideren los profesionales.

Balance de Altas y Usuarios Activos en Andalucía eBiblio

Evolución de los usuarios de Ebiblio

“Altas” son los usuarios que se identifican en la plataforma pero no realizan ninguna operación de préstamo (Este dato se nos antoja un tanto extraño, especialmente en un entorno digital sobre todo por la diferencia que observamos ya desde los primeros años).

Usuarios dados de alta en la plataforma

 * Hasta el 30-9-2017

“Usuarios activos” son aquellos usuarios que han realizado un préstamo de ebooks, una descarga de audiolibros, una renovación y/o una reserva de materiales.

Usuarios con actividad en el año de referencia

 * Hasta el 30-9-2017

Llama la atención en estas tablas la anormal serie temporal de usuarios infantiles en los años 2014 y 2015 que seguramente se debe a la migración de la plataforma tecnológica de Libranda a Odilo que se produjo el 8-10-2015.

Lo que realmente vemos preocupante en estos datos es que de todo el conjunto de usuarios que a lo largo de estos tres años en algún momento se ha identificado en la plataforma y accedido al servicio, tan solo permanecen activos apenas un 31% en el último año. Nos encontramos con un grave problema de abandono, o desinterés por el servicio.

En la siguiente tabla podemos visualizar como esa proporción de usuarios que se mantienen fieles y hacen uso del servicio de Ebiblio va disminuyendo año tras año sobre el conjunto total de usuarios que en algún momento se han dado de alta:

Porcentaje de usuarios fidelizados

Tasa de fidelidad = Nº de usuarios con actividad en el año de referencia / Nº total de altas a final de año (acumulado de varios años)  x 100

Estos datos nos sirven para analizar el grado de satisfacción de nuestros usuarios y su fidelidad con el servicio que se les presta desde eBiblio. El descenso de esa tasa porcentual año tras año refleja que muchos usuarios se nos han quedado por el camino. En definitiva, gente que prueba el servicio y que no vuelve a utilizarlo.

Si lo expresamos en términos negativos, considerando la tasa de abandono de la plataforma diríamos que en el año 2016 se perdieron, no hicieron uso del servicio, un 59% del total de usuarios registrados y que a fecha 31-12-2016 eran 10954 altas. Algo estamos haciendo mal, o algo produce rechazo en ese gran porcentaje de usuarios decepcionados.

Al menos, en nuestra Biblioteca tenemos la sensación de que no estamos haciendo las cosas tan mal. Aquellos usuarios a los que hemos convencido en algún momento de probar el servicio, se han mantenido más fieles y más constantes a la hora de hacer uso del mismo. La razón del éxito del alto porcentaje de usuarios que hemos conseguido fidelizar en la BPE de Huelva puede deberse a que un alto número de esos mismos usuarios han pasado por alguno de los numerosos cursos y talleres de formación que hemos impartido. Y es que durante los años 2015 y 2016 se llegaron a realizar un total de 43 sesiones formativas sobre la plataforma eBiblio. En esas sesiones participaron 377 beneficiarios, lo que supone una media de 8 a 9 alumnos por curso. Los cursos se dirigieron a las siguientes tipologías de usuarios:

Cursos sobre eBiblio impartidos por la BPE de Huelva

 

 

 

 

 

 

Tal como hemos señalado antes, nuestro papel como profesionales es el de divulgar y formar en el uso de la plataforma. Nuestra ventaja es que nos encontramos en contacto directo con nuestra comunidad de usuarios.

Este importante esfuerzo en formación se vio truncado hace casi un año, ya que lamentablemente nos vimos obligados a suspender nuestro programa formativo por la escasez de personal técnico que padece nuestra biblioteca. Esa disminución del número de acciones formativas ha incidido en nuestra bajada de posiciones en el ranking andaluz. Así de ser el centro bibliotecario con mayor número de usuarios y préstamos en eBiblio, (Vid. “Los usuarios de la Biblioteca Provincial de Huelva son los andaluces que más leen en formato digital“), hemos pasado a ocupar la 3ª posición después de las BPEs de Sevilla y Granada.

Ratio de conversión de lectores digitales (Indicador que mide la proporción del nº de usuarios en eBiblio que aporta cada Biblioteca participante en el proyecto, respecto al nº de socios registrados en esa misma biblioteca física durante el año de referencia): En 2016 el número de prestatarios activos de nuestra biblioteca se cifra en 5197; aquellos usuarios que en algún momento hicieron uso de la colección física. Por el contrario, solo 245 socios de nuestra Biblioteca se han manifestado como usuarios activos en eBiblio, lo que representa un 4,71%, de los denominados prestatarios activos en el último año, o bien un 0,5% del total de socios registrados en la BPE de Huelva (48.547), hayan hecho uso, o no, del préstamo en papel.  La evolución de esa denominada ratio de conversión de lectores digitales es la siguiente:

Ratio de conversión de lectores en papel a lectores en digital

Los indicadores que ahora presentamos difieren de los ofrecidos en nuestro anterior estudio: “Balance del primer año de funcionamiento de “eBiblio Andalucía”: el servicio de préstamo de libros electrónicos de las bibliotecas públicas” (Blog La mar de libros, 9-11-2015), ya que en aquel momento la base estadística ofrecida por el modulo Quick View de la plataforma Libranda proporcionada algunas incoherencias que ahora nos hemos visto a rectificar.

Los usuarios de la Biblioteca Provincial de Huelva entre los españoles que más leen en formato digital

El porcentaje de la lectura digital en comparación con la lectura en papel a nivel del Estado se sitúa en un 1,1%. En la BPE el préstamo de ebooks supone un 7,23% de los préstamos en papel realizados en 2016 (2.662 préstamos en eBiblio, frente a un volumen de 36.798 préstamos en papel, o  44.818 si consideramos el préstamo de cualquier tipo de soporte, en cuyo caso se quedaría en un 5,9%), con meses punta en el verano de ese año en que asciende al 8,51% en el mes de Junio y hasta el 10,54% durante el mes de Julio; unos meses en los que las vacaciones invitan a disfrutar más de la lectura.

Si comparamos las cifras arrojadas por el centro onubense con los indicadores del préstamo de libros electrónicos atendiendo a criterios poblacionales, nos situamos muy por encima de las CCAA más activas, con 19 préstamos por cada 1000 onubenses, y 54,8 préstamos por cada 1000 usuarios inscritos.

Indicadores del préstamo de eBooks

 

 

 

 

 

Indice o tasa de rotación de la colección digital en eBiblio Andalucía, mide el grado de utilización de la misma.

Definición del indicador: El número total de préstamos realizados durante un período concreto, normalmente un año, dividido por el número total de documentos existentes en la colección elegida.

En el caso de eBiblio Andalucía en el año 2016 se realizaron un total de 38.937 operaciones de circulación (préstamo de ebooks, descarga de audiolibros y renovaciones), sobre un total de 39.060 licencias (i.e. ejemplares virtuales disponibles para el préstamo), lo que arroja un índice de rotación de 0.99 préstamos por ejemplar.

Podemos afirmar que la ratio que presenta el préstamo digital sobre el fondo de títulos disponible, es mucho más positiva que la ratio del préstamo en papel. Por ejemplo, si atendemos al indicador de rendimiento que ofrece el Ministerio en su página Web “Bibliotecas Públicas Españolas en cifras” observamos que lo que llama “Indice de rotación del préstamo de libros y folletos” ofrece el dato de 0,30 préstamos por ejemplar para el año 2015.

Indice de rotación de la colección digital

2º) LA VOZ DE LOS USUARIOS: ¿Qué percepción tenemos de los usuarios del servicio eBiblio?

A pesar de que ya desde el comienzo de la puesta en marcha del servicio se remarcaba la importancia de contar con estudios de usuarios que ayudaran a conocer mejor las distintas audiencias a las que nos dirigimos de manera que se pueda rentabilizar su uso y diseñar servicios ad hoc, hasta la fecha, y debido a la falta de recursos económicos, no se ha podido poner en marcha ningún estudio o encuesta de este tipo.

Así pues adolecemos de un análisis en profundidad basado en encuestas de usuarios que nos permita conocer su grado de satisfacción y sus necesidades. Solo nos ha llegado noticia de un trabajo de final de carrera realizado en la Universidad Politécnica de Valencia que estudia el perfil de los usuarios de eBiblio en la Comunidad Valenciana y el nivel de satisfacción de los mismos con el servicio [Pérez López, S. (2015). EBIBLIO COMUNIDAD VALENCIANA: Conocimiento y satisfacción de usuarios. http://hdl.handle.net/10251/57650 ]. La principal conclusión del mismo es que “la mayoría de los usuarios de bibliotecas públicas de la Comunidad Valenciana no tienen conocimiento alguno del producto. De todos los usuarios a los que se les ha realizado la encuesta, 207, solo 2 conocían el servicio”.

Este estudio evidencia algo de lo que ya somos conscientes los bibliotecarios y es que no se han puesto en marcha una serie de acciones coordinadas para la difusión del mismo y que se hace necesario el prometido Plan General de Comunicación que mejore su visibilidad.

Lamentablemente en nuestra propia Biblioteca, hasta la fecha, no hemos podido implementar ningún estudio entre nuestra comunidad de usuarios de eBiblio como el que publicamos en marzo de 2012 cuando nos propusimos testar el primer año de funcionamiento de nuestro servicio de préstamo de lectores de libros electrónicos (eReaders). En aquel momento pasamos una encuesta a los usuarios de los Papyres suministrados por el Ministerio que indagaba acerca del grado de satisfacción del nuevo servicio proporcionado y la experiencia de lectura en formato digital. Nos hemos propuesto repetir un estudio de estas características entre nuestros usuarios de eBiblio, los cuales, sin lugar a dudas, se constituyen como un grupo focal de estudio muy interesante.

Así pues, hasta el momento y a falta de evidencias científicas concluyentes, solo contamos con pequeñas pistas o testimonios singulares que nos proporcionan una impresión aproximada de qué es lo que piensan nuestros usuarios acerca del servicio. De gran interés en este sentido es la entrevista realizada a algunos usuarios de nuestra biblioteca y emitida en el programa EnRed de Canal Sur TV el 18-4-2017 con el título “El sector del libro, en clave digital”.

Respecto a los comentarios dirigidos al buzón de correo del servicio ebiblio.ccul@juntadeandalucia.es, o recibidos directamente en la biblioteca, la gran  mayoría de los mismos están en positivo y van referidos al correcto funcionamiento de la plataforma, a la necesidad de sugerir nuevas adquisiciones o bien  al interés por facilitar el acceso a los más jóvenes.

Mensajes recibidos

 

 

 

 

 

Mensajes de felicitación

3º) PUNTOS DÉBILES Y PUNTOS FUERTES

En la Mesa Redonda en la que participamos nos pidieron que analizáramos los pros y los contras del servicio, sus fortalezas y sus debilidades que se han podido detectar desde su puesta en marcha:

Puntos fuertes:

  • Se trata de un proyecto cooperativo que ha permitido una implantación paralela en todo el territorio nacional, evitando los desequilibrios regionales.
  • Abierto a toda la ciudadanía; solo basta con tener un carné de biblioteca. Es importante que el servicio se asocie a una biblioteca física, “la biblioteca de tu barrio, de tu ciudad es la que lo proporciona”.
  • Ofrece una alternativa legal, atractiva y gratuita para los lectores, frente a la piratería

Puntos débiles:

  • La colección ofertada es pequeña. Y el tema de las licencias de acceso todavía no está clarificado con las editoriales.
  • No se han llevado a cabo acciones coordinadas de difusión a nivel autonómico. La mayoría de los esfuerzos de difusión en nuestra Comunidad han sido puntuales o descoordinados y realizados a titulo individual por determinadas bibliotecas. Desde la Biblioteca Provincial de Huelva, y desde el momento del arranque del servicio, hemos venido implementando toda una batería de acciones para obtener una mayor visibilidad dentro de la comunidad a la que servimos y las cifras de uso que presenta nuestra biblioteca han demostrado el éxito de nuestros esfuerzos: Convocatoria a los medios y puesta en escena rentabilizada por la autoridad política, folletos y vídeos divulgativos de carácter didáctico (en concreto dos vídeo-tutoriales que se encuentran disponibles en canal de la Biblioteca Provincial de Huelva en Youtube y que ya casi rondan 5000 visualizaciones cada uno de ellos), sesiones de formación dirigidas a clubes de lectura y usuarios de la biblioteca con carácter mensual, además de activas campañas de difusión en las redes sociales en las que está presente nuestra biblioteca: Blogs, Facebook y Twitter.
  • La Tecnología es una barrera para muchos usuarios: disparidad de dispositivos y formatos, compatibilidad de equipos y versiones de software, incidencias técnicas, etc. Pero especialmente les resulta incómodo el sistema de protección anticopia escogido (DRM) que les obliga a la instalación previa del programa Adobe Digital Editions para habilitar la descarga y transferencia de los ficheros electrónicos al dispositivo de lectura tipo eReader. Hay que superar las trabas tecnológicas, en bien del usuario y de nuestra supervivencia como prestadores de servicios.

Hay que buscar alternativas al DRM y poder integrar al importante nicho de usuarios de kindle (uno de los más amplios del mercado de la lectura en digital)

El Kindle y todo el ecosistema que lo envuelve es conocido por su sencillez y fiabilidad. Se idealiza la llamada “experiencia Amazon”. Sin embargo, esa vida feliz del nicho de usuarios Kindle o Apple no siempre es extrapolable a otros entornos. Fuera de esos ecosistemas cerrados, diseñados para unos dispositivos concretos y para una plataforma de venta bien delimitada,  lo que nos encontramos es un laberinto de sistemas, dispositivos y plataformas y toda esa diversidad genera confusión.

El Kindle utiliza su propio sistema de protección de los contenidos digitales que pone a la venta (incompatible con el DRM). Y lamentablemente los usuarios que posean este dispositivo no podrán utilizar ni tener acceso al préstamo público a través de su Kindle. La modalidad actualmente propuesta, la de la lectura en streaming, no es la que ellos esperan.

La solución ideal es la misma que se llegó a adoptar en las bibliotecas de EEUU, un acuerdo entre Amazon y el proveedor de contenidos que permita el préstamo público de los libros digitales del Kindle. Pero por el momento los contactos establecidos con Amazon en nuestro país para integrar sus contenidos en eBiblio no han tenido éxito.

4º) EXPECTATIVAS PARA EL FUTURO: Propuestas de mejora para dar a conocer el servicio y hacerlo más integrador

  • Desde la BPE de Huelva tenemos en mente llevar a cabo en un futuro inmediato una serie de propuestas formativas con las que pretendemos alcanzar una mayor optimización en la utilización del recurso:
    a) Cursos de formación de formadores dirigidos a profesores de Primaria y Secundaria e impartidos en los CEP. Propuesta surgida en el seno de una recientemente constituida Comisión Educación-Cultura de coordinación de políticas y proyectos en materias de bibliotecas públicas y bibliotecas escolares.
    b) Cursos de formación de formadores dirigidos a voluntarios del Programa Andalucía Compromiso Digital y a responsables de centros Guadalinfo (una red de centros de acceso ciudadano a la sociedad de la información en Andalucía ubicados en ayuntamientos menores de 20.000 habitantes).
    c) Cursos de formación dirigidos a bibliotecarios municipales y personal del Área de Cultura de los ayuntamientos. En el caso de nuestra provincia ya hemos llegado a un acuerdo con la Diputación Provincial y durante el último trimestre de este año vamos a impartir 4 acciones formativas de ámbito comarcal: Andévalo, Costa, Sierra y Campiña en Huelva capital.

Es importante integrar a los profesionales de las pequeñas bibliotecas y convertirlos en aliados para la promoción del servicio. En Andalucía en el año 2015 contábamos con 1.465 profesionales a tiempo completo que trabajaban en una biblioteca pública y nos deberíamos preguntar cuántos de estos profesionales son usuarios de eBiblio. Son un amplio colectivo profesional que no puede sentirse relegado. El hecho de que la selección de la colección venga dada, las políticas de préstamo definidas desde arriba y que no tengan acceso al llamado “back office” de la herramienta de gestión de la plataforma, puede provocarles que no se sientan identificados con el servicio, que no lo vean como propio o que incluso lo lleguen a sentir como una amenaza para su trabajo. En cualquier caso, es importante que sientan el servicio como un activo más de su biblioteca local, porque en definitiva son sus usuarios y, en principio, es en la biblioteca física donde se les facilitan las contraseñas de acceso.

Pero a muchos de esos bibliotecarios municipales les produce inseguridad el no saber dar respuesta a las cuestiones tecnológicas que les planteen sus usuarios sobre el tema del libro electrónico y la lectura digital. En cualquier caso está claro que debemos aprovechar este potencial humano y combatir esas posibles carencias formándolos para que se conviertan en usuarios del servicio e instruirlos como intermediarios ya que son los que en un primer momento pueden dar a conocer las posibilidades de lectura en estos nuevos formatos y dispositivos.

  • Nosotros ya hemos iniciado una vía para que sean los propios usuarios del servicio, los que puedan hacer propuestas de compra (desideratas) de títulos en formato electrónico para integrarlos en la plataforma de préstamo online. Especialmente ahora que en Andalucía vamos a realizar una importante inversión antes de que acabe el año. Con esta estrategia perseguimos aumentar el grado de satisfacción con el servicio y recuperar usuarios inactivos.
  • Implementar licencias específicas para Clubes de lectura (ya sean de tipo virtual o presencial). Entre tanto se implemente esta posibilidad, y considerando el hecho de que nos vamos a encontrar con miembros de los clubes de lectura que se reúnen de manera presencial en la biblioteca que son reacios a la lectura en pantalla, hemos pensado en proponerles fórmulas mixtas: en un mismo club habrá gente que le apetezca leer la lectura propuesta en papel y otros en formato digital. La ventaja es que en eBiblio Andalucía contamos con un importante número de licencias por título que facilita esta opción.
  • Como hemos referido con anterioridad, uno de los puntos fuertes del proyecto es el de poner en valor a la biblioteca física, ya que para poder acceder al mismo es condición sine qua non estar en posesión de un carné de biblioteca pública y es esa biblioteca la que le facilitará las claves de acceso a la plataforma. No obstante, estamos diseñando un nuevo escenario que haga posible captar nuevos usuarios Web, sin necesidad de que tengan que pasar de manera obligatoria por una biblioteca. Lo que se pretende es implantar un sistema que permita solicitar el alta en el servicio rellenando un formulario vía Web. Una vez culminado el proceso de autorregistro el sistema le proporcionará de manera automática unas claves de acceso al correo electrónico. En todo caso, para que pueda ser incorporado a la base de datos de lectores de absysNET los datos serán cotejados y aprobados por una biblioteca física.

Conclusiones recogidas en las Mesas de Debate celebradas en el Liber 2017

Con anterioridad a la Mesa en la que estuvimos presentes representantes de las CCAA de Andalucía, La Rioja, Madrid y Galicia, tuvo lugar otra Mesa de debate: “Bibliotecas públicas digitales: Perspectivas y retos” con un planteamiento de reflexión más amplio, coordinada por Carmen Fenoll y en la que participaron Ofelia Grande, Directora General de Siruela;   Arantza Larrauri, Directora General de Libranda; Cristina Gonzalo, Instituto Cervantes y Concepción Vilariño, Subdirectora General de Coordinación Bibliotecaria del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte. De lo tratado en esta Mesa me gustaría resaltar los siguientes puntos:

  • a) Los editores por el momento tienen la sensación de andar en un terreno pantanoso y a ellos les genera todavía gran incertidumbre el tema de las licencias. La gestión de licencias supone unas cargas de trabajo difíciles de asumir ya que se ven obligados a tener que clarificar y actualizar cada uno de sus contratos de edición con vistas a establecer paquetes de venta de licencias para las bibliotecas. Ellos argumentan que su margen comercial cada vez es más estrecho y no pueden tirar los precios, pero tienen claro que quieren dar un voto de confianza a las bibliotecas y al préstamo digital. Hay que buscar fórmulas de consenso que beneficien a ambas partes: editoriales y bibliotecas.
  • b) Hay que mejorar la experiencia del usuario:
    – Facilitar el sistema de alta en el servicio, con la posibilidad de hacerlo vía Web sin necesidad de pasar en persona por una biblioteca física.
    – Prestar más atención a su participación en las plataformas, como es el caso de las recomendaciones de libros, activando un sistema de puntuación de la lectura en el momento de la devolución del libro. En la app para dispositivos móviles no se encuentra activo el módulo de participación del usuario: con la posibilidad de compartir comentarios y opiniones a través de las redes sociales o la posibilidad de puntuar las lecturas mediante ranking.
    – Licencias para clubes de lectura.
    – Implantar modelos y dinámicas de gamificación dentro del servicio para mejorar la experiencia por parte del usuario.
  • c) Eliminar las incidencias técnicas y las trabas tecnológicas.
  • d) Desarrollar estrategias para recuperar a los jóvenes para la lectura. En la adolescencia experimentan un cambio radical en sus hábitos lectores. Asocian lectura a estudio y se convierten incluso “en militantes de la no lectura”. Son grandes consumidores de Internet y buscan la inmediatez. Hay que ofrecerles contenidos alternativos que les motiven.
  • e) Más catálogo y diferentes productos, no solo libros. Aumentar la presencia de lo audiovisual y los libros enriquecidos y multimedia.

Antonio Agustín Gómez Gómez
Director Biblioteca Pública del Estado – Biblioteca Provincial de Huelva
Miembro del Grupo de Trabajo de seguimiento del servicio de préstamo digital – CCB


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: