Sin destino, de Imre Kertész

3 02 2016
Cob. Sin destino 3 reimp

Sin destino

Título: Sin destino
Autor: Imre Kertész

Club del martes

Entrega: 2 de febrero, 2016
Devolución: 23 de febrero, 2016

Sinopsis: Sin destino o Fateless (en húngaro es Sorstalanság) es una novela de Imre Kertész, ganador del Premio Nobel de literatura de 2002, escrita entre 1960 y 1973 y su primera publicación fue en 1975.

La novela es un trabajo semi-autobiográfico acerca de un adolescente judío que a sus escasos 15 años de edad cuenta lo que pasó en los campos de concentración nazis Auschwitz y Buchenwald.

Anuncios

Acciones

Information

One response

25 02 2016
margaramirezmontesinos

Elaboración del grupo.
Sin destino.- Imre Kertész La historia comienza aproximadamente un año y medio antes de la derrota de los nazis. El protagonista un adolescente húngaro y judío de unos catorce años se dispone a despedirse de su padre, quien es obligado a prestar servicio en un campo de trabajo. La desorientación del adolescente Gyurka se refleja desde el principio su narración en primera persona con rasgos autobiográficos del autor. Primero trabaja en una fábrica, contento porque va a conocer el mundo, luego, un ómnibus les lleva a él y a sus compañeros a Auschwitz, luego a Buchenwald. El protagonista se desprende de la subjetividad que da el ser narrador de su propia historia, narra los acontecimientos con un deje de sarcasmo, los personajes no son conscientes de su destino hasta que es demasiado tarde. El extraño alejamiento de los hechos describe, sin embargo, la crudeza del exterminio. Aunque su intención es preservar la memoria de lo que sucedió sin incurrir en sentimentalismos. Descubre el sentido profundo del Lager: borrar la identidad personal mediante el deterioro físico, confundir la humillación con la justicia: un plato de sopa es más importante que ser libre. Pero este descubrimiento va surgiendo paso a paso, no de repente, como explica a los viejos amigos de su padre a su regreso, era una forma de digerirlos poco a poco y no de golpe. “De todas formas, añadí, yo no me di cuenta de que eran horrores…ser judío para mí no significaba nada…Si el destino existía, no podía existir la libertad y viceversa”. Fue un superviviente que nunca perdió el interés por la vida salvo cuando en el último extremo de su deterioro físico le invadió la sonmolencia de la muerte. Esta supervivencia le ayuda a padecer el destino, a su parecer inmerecido.
Ya en Budapest un periodista le pregunta: ¿No te gustaría poder hablar de tus experiencias, ¿Contar qué? El infierno de los campos. Yo le indiqué que sobre eso no podía contar nada pues no conocía el infierno ni podía imaginarlo…me imagino que un infierno es un lugar en donde uno no se puede aburrir y, por el contrario en Auschwitz puedes llegar a aburrirte mucho en el supuesto de que tengas la suerte de poder hacerlo…
Ya en Budapest va al encuentro de su madre…en un atardecer crepuscular, y en el camino le estaría esperando, como una inevitable trampa, la felicidad. Incluso allá, al lado de las chimeneas había habido entre las torturas, en los intervalos de las torturas, y en los crepúsculos algo que se parecía a la felicidad.
La narración constituye una prosa tan bella como desgarradoramente realista.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: