El “edificio” musical, para entender la música.

4 05 2015

By Francisco J. Barral

La música se disfruta. Podemos decir además que tiene o nos facilita una forma fundamentalmente no intelectual de apreciación, lo que no tiene que indicar que la profundización en su estudio no consiga o nos posibilite que nos encontremos más preparados para apreciar sus matices. El estudio elimina la magia pero consigue que podamos estar más receptivos o atentos a sus matices, y que nos facilite nuevas formas de disfrute mejoradas.

Así, en lo musical, la escucha activa se constituye como una forma de no quedarnos en la superficie y posibilitarnos profundizar: aprender mientras disfrutamos y dejamos sentir que somos capaces de aumentar ese darnos cuenta de lo que nos gusta, de lo que nos sentimientos que se nos comunican o la disposición que se favorece en nuestro estar en un momento dado.

La música cuenta con cuatro elementos esenciales que son: el ritmo, la melodía, la armonía y los matices, aunque para algunos este último no es tenido en cuenta como tal. Otras propuestas adicionan el timbre como un elemento más a parte de ser una cualidad del sonido.”

EL RITMO, sería “la distribución de las duraciones sonoras en el tiempo y en el espacio.

LA MELODIA, sería “una sucesión coherente de sonidos y silencios que se desenvuelve en una secuencia lineal y que tiene una identidad y significado propio dentro de un entorno sonoro particular.

LA ARMONÍA, como “la superposición de sonidos que se producen simultáneamente, el arte de conformar acorde.

LOS MATICES, son “la intención, el color o dinámica que se da a la música“, las “diferentes gradaciones que se puede dar a una sonido o frase musical” o, incluso, “las dinámicas que se aplican para enriquecer el hecho musical.

El compositor cuando decide crear una obra cuenta con los cuatro elementos” (…) “trabaja con ellos como lo haría cualquier otro artesano con los suyos. El que escucha que no tiene formación en el campo musical o ésta es muy poca, rara vez los percibe de forma separada, para él sólo hay un todo que le produce un efecto o le genera una respuesta.

La música desde sus cuatro elementos se puede visualizar como una edificación a la cual denominaremos ‘el edificio musical’, en donde las bases son el ritmo, el pent house la melodía, los apartamentos intermedios la armonía y la fachada los matices.” Como se representa en la imagen superior.

(<a href=”https://oscrove.wordpress.com/teoria-musical/los-elementos-de-la-música/&#8221; target=”_blank”>https://oscrove.wordpress.com/teoria-musical/los-elementos-de-la-música/</a&gt;)

 

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: