Jazz en la Biblioteca…

18 02 2015

cartel-concierto-JazzCiclo de Conciertos Didácticos en directo de introducción a la música de Jazz
Organiza: Instituto de Música Moderna & Jazz

Fechas: Miércoles, 11 de marzo y 13 de mayo de 2015, a las 20:00 h.
Lugar: Salón de Actos, Biblioteca Provincial de Huelva

Escribe el autor y crítico de Jazz británico Dave Gelly en el prólogo de su obra Grandes Mitos del Jazz. Una Historia en Imágenes: 1900 – 2000 que “en muchas ocasiones se ha afirmado que el Jazz ha recorrido en un siglo la misma distancia que la música europea en varios, desde la raíz más folclórica y popular hasta el postmodernismo”. Cualquier persona con un mínimo conocimiento de la historia del género y su evolución, ya sea oyente aficionado, melómano, músico profesional o musicólogo respaldará esta tesis sin pensárselo demasiado. La amplitud estética que se sugiere al final de la cita bien podría utilizarse como elemento de juicio a la hora de pronosticar la cuota de éxito del Jazz dentro de los pertinentes indicadores de consumo cultural de un grupo humano, e. g. un país o región. Sin embargo, en el caso de España -y lo siguiente es más verificable cuanto más meridional sea la muestra de población de este estudio simulado-, presenciamos desde hace años (décadas tal vez) un escenario de inusual resistencia ante la cultura musical más globalizadora de la actualidad, opción con carácter de expresión intelectual en el siglo XXI y epicentro de toda la libertad que pueda existir en el arte escénico musical de nuestros días. Esta paradójica situación se entiende mejor en cuanto se completa el significado de esa resistencia con la confusión ampliamente asentada en el público de nuevo cuño que se acerca al género. Sirva como prueba empírica la inexistencia en el español de términos que describan los elementos del Jazz (interplay, swing) más allá del préstamo lingüístico, o el extendido uso de otros (improvisación) en su acepción peyorativa.

A nadie se le escapará que tales elementos de creación artística implican una particular disposición de la sensibilidad; una disposición que sin duda se puede entrenar o educar. No obstante, este género vivo impone un retorno o feedback de esa sensibilidad como condición sine qua non, y es entonces cuando el público pasa a tener el lugar activo que justifica ese entrenamiento. Porque entender el lenguaje del Jazz es comprender sus elementos: improvisación, interplay, swing. Y, quizás porque es hora de hacer ciertas palabras -y cierto género- tan nuestras como de cualquier otra cultura, es el momento de llevar el Jazz a la Biblioteca…

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: