El retorno de Tahar Ben Jelloun

6 02 2015
El retorno de Tahar Ben Jelloun

El retorno

Título: El retorno
Autor: Tahar Ben Jelloun

Club del martes
Lectura extraordinaria: Febrero 2015

Sinopsis:
Mohamed Limmigri, un emigrante marroquí, está a punto de jubilarse después de pasar años realizando distintos cometidos en una fábrica de coches francesa. La idea de dejar el trabajo le provoca un difuso malestar. Es el momento de hacer balance de toda una vida, también es la hora de las desilusiones. Hombre comedido, pacie nte y anónimo, musulmán piadoso y buen trabajador, sin ambiciones y sin estudios, llegó a Francia cuarenta años antes con su Corán pegado al corazón, su única seña de identidad. Recuerda cómo tuvo que adaptarse a un país que no es el suyo y en el que se aprecia una preocupante intolerancia xenófoba. Reflexiona sobre el equilibrio y sosiego que encontró en la religión islámica, y cómo ésta se ha degradado en desviaciones fanáticas y violentas. Pero sobre todo lamenta que su familia se haya desestructurado y el no haber sabido educar a sus hijos para que no perdieran sus señas culturales y religiosas. La afligida nostalgia del pasado le lleva a regresar a su aldea natal con el objetivo de construir una enorme casa en la que pueda reagrupar a su familia. Pero el retorno será muy distinto del que se imaginaba. Tahar Ben Jelloun despliega en El retorno todas sus cualidades narrativas, entremezclando el monólogo interior con su sentido del detalle, para sumergirnos en la piel de Mohamed. En sus pesares de hombre resignado a su destino en el atardecer de sus días, que aun así no deja de agarrarse a un viejo sueño. El resultado, una novela emotiva que nos alcanzará de lleno el corazón

Anuncios

Acciones

Information

One response

18 02 2015
margaramirezmontesinos

El retorno.- Tahar Ben Jelloun
Es una novela sobre el exilio, la emigración, el desarraigo, la jubilación como condena , el racismo y la xenofobia.
Mohamed, un emigrante marroquí en Francia, es un hombre comedido, paciente y anónimo, un musulmán piadoso. El Islam son sus señas de identidad, no la emigración, ni tampoco Marruecos, su tierra natal. El Corán, aunque no sabe leer, le proporciona paz y resignación. Cada retorno a la aldea era un gran acontecimiento. La cábila era su familia. Organizada de manera arcaica, gobernada por la tradición y las supersticiones. Mohamed tenía que resignarse, estaba inscrito en la sangre: no se puede huir de los orígenes.
Fue en Francia donde oyó hablar por primera vez de los derechos humanos, donde se enteró también que en su país morían hombres bajo las torturas o se podrían en las cárceles sin ser juzgados. Mohamed recordaba la escuela coránica y se extraviaba entre lejanos recuerdos. El mundo tenía las dimensiones de su aldea. El terruño siempre deja en la boca un resabio amargo. El suyo estaba yermo, sin nada, y esa nada lo había acompañado hasta tierra francesa. No tenía opción. Con paciencia y resignación se iba contentando con ese vacío sin hacer preguntas.
El día que se pusieron encamino para el viaje un veterano les dijo: “Marruecos nunca os abandonará…allí no tendréis amigos, estaremos siempre juntos, porque para ellos sólo somos unos invitados, gente invitada para hacer faenas duras; ellos ya no las hacen”. Allí tendréis médicos y medicinas gratis, así es como los franceses entienden la solidaridad.
Aunque no había sido el primero de la cábila en emigrar, se angustió cuando se dio cuenta de que se había convertido en un TME, trabajador marroquí en el extranjero, con el tiempo se transformo en RME, residente marroquí en el extranjero. Sonaba más noble, pero la mirada que te dirigían no cambiaba.
Nunca se integró en el país, pero sí que se adaptó. Su retorno será muy distinto del que se imaginaba. Vuelve a sentir “Ese vacío “al jubilarse. Para los franceses la jubilación puede ser una oportunidad para viajar, desarrollar sus aficiones, no para un inmigrante que ha pasado toda su vida dedicado al trabajo, un trabajo que de alguna manera lo protegía y le daba seguridad interior. Lo mismo podría pasarle a un español, portugués, italiano, peruano, chino.
Decide retornar y construir una gran mansión para recuperar a su familia. A sus hijos el torbellino de Francia se los ha tragado. Y cuando vuelve a Marruecos retorna la magia, los amuletos contra el mal de ojo, curanderos y brujos. Quizás sea la consecuencia de la luminosidad, de la belleza del país.
Cualidades narrativas.- Alterna el monólogo con la descripción en tercera persona para sumergirnos en la piel de Mohamed. Prosa sencilla e impecable. Una bellísima traducción del francés.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: