“Todas las almas” de Javier Marías

2 03 2014
By Francisco J. Barral

En breve comenzamos a disfrutar de una nueva lectura (qué oportuno puede ser escribir una reseña con la suficiente antelación, cuando lo normal es hacerlo con cierto retraso. Cosas de la falta de tiempo). Ahora nos vamos hasta Javier Marías y a Oxford. Y sin disponer de más datos, me da la impresión que esta lectura promete ser interesante, ya que por lo que sé de su autor me parece una persona interesante, curiosa y que no se contenta con quedarse en la superficie de las cosas o de las situaciones. De alguna manera, puedo pensar que tratando hechos sencillos efectivamente pudiera llegarse quizas más lejos y con mayor profundidad que si tratara aspectos que se puede considerar fundamentales. Y es que por la materia de la que los seres humanos estamos hechos cualquier aspecto suyo puede ser importante … sólo quedaría saber si en su narración llega a conseguirlo y si lo hace con un ritmo y de forma que atraiga nuestra atención … ¡Veremos que nos depara esta nueva lectura!

Para muchos escritores contar una historia es vencer el tiempo, salvando la sustancia de su paso. Para Javier Marías contar una historia es rendirse al tiempo, destruyendo la exactitud de su medida. La palabra y la vida están hechas de tiempo, pero no sólo la palabra no se parece a la vida, ni la reemplaza o la simula, sino que surge a raíz de su pérdida irreparable, de su definitivo ocaso. Inevitablemente, narrar es entonces recordar, porque quien actúa no escribe y quien se pone a escribir ya ha dejado de vivir. Por lo menos ha dejado de vivir en la circunstancia que le da argumento a su relato. Sería inútil buscar por lo tanto en estas páginas testimonios de alguna realidad tomada en directo. Para Javier Marías, entre la experiencia y la literatura el desfase es permanente y necesario. En el más clásico de los sentidos, la mayoría de sus historias son antes que nada memorias, subrayadas de manera cada vez más explícita por la presencia de un personaje que desde el principio justifica su narración como acto lingüístico y como texto escrito. La función más imprescindible del lenguaje, es decir, la capacidad de transformar el desorden de los acontecimientos en el orden del relato, tiene así voz y también figura. Inventando alguien que cuenta, el narrador Javier Marías inventa su doble, dramatiza su oficio, pone en escena el arte de contar y el origen de ese arte, con sus privilegios, sus restricciones, sus mitos.” (http://www.javiermarias.es/PAGINASDECRITICAS/criticasyresenastodas.html)

Todas las almas parece un relato autobiográfico; o parece, mejor dicho, un falso relato autobiográfico, lo cual le permitiría ser un relato autobiográfico verdadero sin parecerlo. En la duda, lo mejor es considerarla una novela, en la que se mezclan lo inquietante y lo cómico, lo comparable y lo secreto (pero “todo debe ser contado una vez al menos”).” (http://www.javiermarias.es/PAGINASDENOVELAS/contratodas.html)

Todas las almas es la sexta novela del escritor español Javier Marías, publicada inicialmente en 1989 por la Editorial Anagrama,basada en los dos años que vivió en Oxford dando clases en dicha Universidad.

(…)

 Por este libro el autor recibió el Premio Ciudad de Barcelona 1989.

El título del libro proviene de «All souls», uno de los anfitriones de las «high tables» o cenas programadas organizadas por uno de los «colleges» de Oxford.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Todas_las_almas)

Las dos universidades antiguas de Inglaterra (Oxford y Cambridge, a veces llamadas en conjunto “Oxbridge”), son generalmente federaciones de facultades o colleges autónomos. Tienen un funcionamiento similar a los antiguos colegios mayores. Proveen alojamiento, comida, bibliotecas, actividades deportivas y sociales, también nombran tutores encargados de seguir el desempeño de los estudiantes. Por otra parte, la universidad provee las clases, realiza los exámenes y otorga los títulos. Los colleges son entidades totalmente independientes, propietarias de sus inmuebles, con personal propio y su propio presupuesto. En algunos casos los colleges pueden tener mejores condiciones financieras que las universidades a las que están asociadas.

Otras universidades británicas

La Universidad de Durham también está organizada en colleges, y éstos también tienen su identidad legal propia. Sin embargo, los colleges de Durham no tienen independencia financiera y sólo ofrecen servicios estudiantiles, sin enseñanza. Universidades recientes, como Lancaster, York y Kent, tienen una estructura similar, salvo que sus colleges no tienen identidad propia. Oficialmente, la Universidad de Londres está formada por una serie de colleges, sin embargo, la federación es mucho más flexible que en Oxford o Cambridge, al punto que se pueden considerar estas instituciones como universidades independientes.” (http://es.wikipedia.org/wiki/College)

Javier Marías

Javier Marías Franco (Madrid, 20 de septiembre de 1951) es un escritor, traductor y editor español, miembro de número de la Real Academia Española, donde ocupa el sillón R.

(…)

Javier es el cuarto de los cinco hijos del filósofo Julián Marías y la escritora Dolores Franco Manera, y hermano del historiador del arte Fernando Marías Franco y del economista y crítico de cine Miguel Marías. Además, es sobrino del cineasta Jesús Franco.

Pasó parte de su infancia junto con su familia en Estados Unidos, ya que a su padre, encarcelado y represaliado por ser republicano, se le prohibió, tras salir en libertad, impartir clases en la universidad española, por lo que entre 1948 y 1950 colaboró con José Ortega y Gasset en la creación del Instituto de Humanidades; desde 1951 Julián Marías dio clases en universidades norteamericanas y en 1964, una vez rehabilitado su prestigio público, ingresó en la Real Academia Española.

Javier Marías recibió una sólida educación liberal en el Colegio Estudio, heredero de la Institución Libre de Enseñanza. Se licenció en Filosofía y Letras (rama de Filología inglesa) por la Universidad Complutense de Madrid.

Sobrino y primo, respectivamente, de los cineastas Jesús Franco y Ricardo Franco, colaboró con ellos en su juventud traduciendo o escribiendo guiones, e incluso apareciendo como extra en algún largometraje.

En 1970 escribió su primera novela, Los dominios del lobo, que saldría al año siguiente. Entre la escritura de la obra y su publicación, conoció a Juan Benet, al que le uniría a partir de entonces una gran amistad y que fue una figura clave en su vida personal y literaria.

(…)

En 2012, Marías fue galardonado con el Premio Nacional de Narrativa español. Este galardón lo concede el Ministerio de Cultura de ese país. Marías rechazó el premio y aseguró que agradecía “la gentileza del jurado” y que esperaba que no se tomara su postura “como un feo”:

Estoy siendo coherente con lo que siempre he dicho, que nunca recibiría un premio institucional. Si hubiera estado el PSOE en el poder hubiera hecho lo mismo… He rechazado toda remuneración que procediera del erario público. He dicho en no pocas ocasiones que en el caso de que se me concediera no podría aceptar premio alguno.

Javier Marías, octubre de 2012
(…)

Sus obras han sido traducidas a 40 idiomas y publicadas en 50 países. El prestigioso sello inglés Penguin ha decidido incorporar siete libros de Marías —cinco novelas, un libro de relatos y otro de ensayos— a su colección de Modern Classics (el acuerdo correspodiente se cerró en la Feria del Libro de Fráncfort 2011), con lo que este novelista pasa a ser el sexto escritor en lengua española incluido en ese selecto club después de Jorge Luis Borges, Federico García Lorca, Gabriel García Márquez, Pablo Neruda y Octavio Paz.

(…)

Polémicas

Han sido públicas sus diferencias y enfrentamientos con diversos personajes como, entre otros, Jorge Herralde (editor de Anagrama, en la que Javier Marías publicó sus primeras obras y de la que se separó en 1995, después de acusar a los editores de ser “unos ignorantes mercachifles” y de compararlos con proxenetas “dedicados a traficar con putas de postín”), Elías y Gracia Querejeta, por la adaptación cinematográfica de Todas las almas (la película, titulada El último viaje de Robert Rylands y estrenada en 1994, desfiguraba, según Marías, su libro hasta hacerlo irreconocible, por lo que exigió que se suprimiera toda mención a su nombre y a su novela en los títulos de crédito e inició un largo proceso judicial que, tras dos sentencias favorables al escritor en 1998 y 2002, terminó el 7 de marzo de 2006 con el rechazo, por parte del Tribunal Supremo, de por la productora de Elías Querejeta y ratificó los veredictos a favor de Marías; con Juan Manuel de Prada, a quien prácticamente ha acusado de plagio; con el suplemento de prensa El Semanal del Grupo Correo, que se negó a publicar uno de sus artículos; o con la Asociación de Víctimas del Terrorismo, a raíz de la publicación del artículo Un país demasiado anómalo. Ha sido criticado recurrentemente en múltiples artículos publicados en La Fiera Literaria, boletín del Centro de Documentación de la Novela Española.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Javier_Mar%C3%ADas)

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

3 03 2014
Manolo Gualda

Hola,

no pertenezco a ningún club de lectura, pero recibo estos correos. Me ha hecho gracia -y me ha causado gran sorpresa- éste de hoy. Por si os resulta útil a alguien os paso este enlace, que desmonta todo lo que se escribe sobre la “calidad” literaria del Sr. Marías en general y de “Todas las almas” en particular:

http://lafieraliteraria.com/index.php?option=com_content&view=article&id=937:critica-acompasada-de-la-novela-de-javier-marias-todas-las-almas&catid=6:todos&Itemid=46

4 07 2014
fjbarral

En “claves para celebrar a Marías”, publicado en prensa en junio de 2013, se da cuenta del encuentro de ” expertos en la obra del escritor analizan su obra en el Instituto Cervantes de Madrid”, y que nos pudiera servir para comprender a este autor, para apreciar las formas que constituyen el armazón de sus historias permitiéndonos reconocer su acierto al acercarnos temas tan subjetivos y de dificil comprensión o explicación. Ya que en esta obra creo que no es la historia la que sustenta las impresiones, sino que son estas las que por sí son importantes y constituyen la verdadera historia.
http://elpais.com/elpais/2013/07/09/opinion/1373364033_999927.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: