El río de la vida

18 01 2014
El río de la vida

El río de la vida

Titulo: El río de la vida

Autor: Norman Maclean

Sinopsis: En «El río de la vida», la primera y más extensa de las tres historias autobiográficas que forman este libro, un padre estricto transmite a sus dos hijos -Norman y Paul− su pasión por la pesca con mosca. Los ríos tienen su orden y los chicos aprenden a conocerlo, pero las aguas siempre esconden algún misterio. La vida, como los ríos, fluye sin que muchas veces podamos resolver los interrogantes que ésta nos plantea; al final de la suya, Norman rememora los acontecimientos del último verano en que pescó junto a su padre y su hermano tratando de buscar en ellos las respuestas. «Leñadores, proxenetas, y «Tu camarada, Jim»» y «Servicio forestal de Estados Unidos, 1919» completan un libro que es ya un clásico de la literatura norteamericana reciente. La pesca con mosca, el trabajo de los guardabosques, la naturaleza y la vida en Montana a principios de siglo son algunos de los temas que el autor aborda en estas inolvidables historias en las que retrata su aprendizaje vital; con ellas quiso expresar, según sus propias palabras, «un poco de ese amor que siento por la tierra». Robert Redford adaptó este libro al cine en 1992 en un largometraje homónimo.

Comentario: Muy recomendable, parece increíble que una obra como esta se pueda escribir con más de setenta años y que además sea la primera del autor, un claro ejemplo que la madurez de un escritor no tiene nada que ver con la madurez biológica. Una historia iniciática que no se cuenta como algo pasado que hemos asumido sino que se cuenta para ver si se logra comprender por qué las cosas ocurrieron así. A pesar de no ser aficionado a la pesca, de hecho no me interesaba nada, he pasado dos días con agua hasta las rodillas pescando truchas con los jóvenes hermanos Maclean, cuando logras meterte tanto en una historia es que está muy bien escrita. La vida es como un río que fluye, a veces más rápida y a veces más lenta, en alguna ocasión con violencia y siempre acompañada de tus familiares. Especialmente me ha gustado como explica la relación entre hermanos y como es inevitable sentirse responsable de tus seres queridos. El relato me dejó con tantas ganas que pocos días después volví a ver la película de Robert Redford basada en el libro, me gustó incluso más que la primera vez que la vi y confirmé que es muy fiel al libro, pero en este caso pocas palabras de Norman valen más que las imágenes.

Las Frases:

– Pero, incluso en la soledad del cañón, supe que había otros como yo que tenían hermanos a quienes no comprendían pero deseaban ayudar. “Cuidadores de hermanos”, creo que se nos llama, personas dotadas de uno de los más primitivos, posiblemente más fútiles y, sin duda alguna, más perturbadores instintos. Un instinto que no nos deja en paz.

– Una de las discretas emociones de la vida consiste en sentarte a cierta distancia de ti mismo y verte convertido poco a poco en autor de algo hermoso.

José Antonio Nielsen-Hidalgo Vigo

Anuncios

Acciones

Information

One response

18 01 2014
Inés Mª Díaz

Me gustaría leerlo, por lo que cuenta debe estar muy bien.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: