“Sostiene Pereira” de Antonio Tabucchi

16 01 2014
By Francisco J. Barral

En la reunión del pasado día 15 de enero comenzamos esta nueva lectura, la primera del Club matinal en este nuevo año. Por lo que he podido averiguar, someramente, al buscar información para esta reseña, parece que se trata de una retrospección (Lisboa, 1938) novelada situada en unos momentos de aumento creciente de la opresión, con un hombre enfrentado a la situación social existente, y que desde sus problemas personales debiera tomar o no, parte activa y reaccionar ante  esa sociedad de la que sin duda forma parte … situación en la que parece que, en mayor o menor medida, nos vamos encontrando en muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida … El tema inicialmente resulta muy interesante (contando esta obra con el aliciente de desarrollarse y contar con la peculiar visión de nuestra vecina Portugal, a veces desconocida y casi siempre compañera de la Historia de nuestra península Ibérica) y veremos si acompaña la forma de contarlo (por la crítica parece que sí), lo que parece casi seguro es que tiene el aspecto de constituir un perfecto centro de debate, por la obra en sí y por los temas que trata. Por lo pronto, en la citada reunión se comentó el anterior libro resultando una charla muy amena en la que se debatieron gran cantidad de temas, tanto en forma general como considerando aspectos más particulares y personales. ¡Y esperemos, tal parece que va siendo así, que continúe con la forma de implicarse activamente en el grupo que tiene desde sus comienzos este Club de lectura matinal!

Con esta novela, una de las cumbres de la literatura de esta década, Antonio Tabucchi logró la unanimidad de la crítica, los más prestigiosos galardones y la respuesta masiva de los lectores. Lisboa, 1938. La opresiva dictadura de Salazar, el furor de la guerra civil española llamando a la puerta, al fondo el fascismo italiano. En esta Europa recorrida por el virulento fantasma de los totalitarismos, Pereira, un periodista dedicado durante toda su vida a la sección de sucesos, recibe el encargo de dirigir la página cultural de un mediocre periódico, el Lisboa. Pereira tiene un sentido un tanto fúnebre de la cultura: prefiere la literatura del pasado, dedicarse a la elegía de los escritores desaparecidos, preparar necrológicas anticipadas. Necesitado de un colaborador, contacta con un joven, Monteiro Rossi, quien a pesar de haber escrito su tesis acerca de la muerte está inequívocamente comprometido con la vida. Y la intensa relación que se establece entre el viejo periodista, Monteiro y su novia Marta, cristalizará en una crisis personal, una maduración interior y una dolorosa toma de conciencia que transformará profundamente la vida de Pereira. En esta novela, Tabucchi ha conseguido crear un inolvidable personaje que sin duda dejará una profunda huella en el lector, Pereira. Y con la historia de este periodista, Tabucchi nos ofrece también una espléndida historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto presente.” (http://www.anagrama-ed.es/titulo/PN_329)

Antonio Tabucchi

“(Pisa, 24 de septiembre de 1943 – Lisboa, 25 de marzo de 2012)[1] fue un escritor italiano, profesor de Lengua y Literatura Portuguesas, entre otras, en la Universidad de Siena. Vivió en la Toscana y en Portugal.
(…) creció en casa de los abuelos maternos en Vecchiano, lugar cercano a Pisa. Durante los años de estudios universitarios en la Universidad de Pisa Tabucchi realizó numerosos viajes por Europa, siguiendo las huellas de los autores que había encontrado en la rica biblioteca de su tío materno. Durante uno de estos viajes, en París, en un banco de la Estación de Lyon encontró el poema Tabacaria firmado por Álvaro de Campos, uno de los heterónimos de Fernando Pessoa, en la traducción francesa de Pierre Hourcade. De aquí sale la intuición de que había encontrado el tema para los próximos veinte años de su vida.
Se llega hasta Lisboa y desarrollará una verdadera pasión por esta ciudad. Realiza una tesis doctoral sobre el surrealismo en Portugal. Realiza estudios de perfeccionamiento en la Escuela Normal Superior de Pisa y en 1973 recibe el encargo de enseñar Lengua y Literatura portuguesa en Bolonia. En 1978, se traslada a la Universidad de Génova.
Del 1985 al 1987 es director del Instituto Italiano de Cultura de Lisboa.
Después, durante muchos años, pasa seis meses en Lisboa, con su mujer, nacida allí, y sus dos hijos. Y allí escribe. La otra parte del año transcurre en la Toscana, dando clases en la Universidad de Siena.

Obra

Visceralmente enamorado de Portugal, fue el mejor conocedor, crítico y traductor italiano del escritor portugués Fernando Pessoa. Tabucchi conoció la obra de Pessoa en los años sesenta, en la Sorbona, le fascinaba de tal forma que a su regreso a Italia acudió a clases de portugués para comprender mejor al poeta.
Sus libros han sido traducidos en dieciocho países. Junto a María José de Lancastre, su esposa, tradujo al italiano muchas de las obras de Pessoa. Escribió, además, un libro de ensayos y una comedia teatral sobre él.
Obtuvo el premio francés “Médicis étranger” por su novela Notturno Indiano, y el premio Campiello por Sostiene Pereira.
Algunos de sus libros más conocidos son Notturno Indiano, Piccoli equivoci senza importanza, Un baule pieno di gente, Gli ultimi tre giorni di Fernando Pessoa, Sostiene Pereira, La testa perduta di Damasceno Monteiro y Si sta facendo sempre più tardi. Varios de sus libros han sido llevados al cine, entre los que destaca Sostiene Pereira, donde Marcello Mastroianni destaca en una de sus últimas interpretaciones, en 1995, sólo un año antes de su fallecimiento. En 2004 recibió en España el Premio Francisco Cerecedo de periodismo.” (http://es.wikipedia.org/wiki/Antonio_Tabucchi)

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

17 01 2014
jose maria clavijo

Estoy de acuerdo, Paco, en las expectativas que levanta este libro por su temática social y personal, así como por su curiosa redacción. Supone un buén comienzo de año, después del amplio y diverso debate que dedicamos el interesante texto de Rosa Regás. Parece que permanecemos dispuestos a seguir alimentando intercambio de opiniones o comentarios, con o sin literatura.

27 01 2014
fjbarral

El texto está además lleno de cierta ironía, sencilla y directa, como en este caso: “Pereira se levantó y se despidió. Hasta pronto padre Antonio, dijo, perdóneme si le he hecho perder todo este tiempo, la próxima vez vendré a confesarme. No tienes ninguna necesidad, replicó el padre Antonio, primero procura cometer algún pecado y luego ven, no me hagas perder el tiempo inúltimente.” 🙂

27 01 2014
fjbarral

Y, aunque ya lo supondriamos, talasoterapia significa: “(Del gr. θάλασσα, mar, y -terapia). 1. f. Med. Uso terapéutico de los baños o del aire de mar.” (Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: