Fahrenheit 451 (Cómic, Tim Hamilton/Ray Bradbury)

15 10 2013
By Francisco J. Barral

En la mañana del pasado día 2 de actubre hemos comenzado la primera sesión del Club Matinal de esta temporada. “Ha sido estupendo saludar a los compañeros, contentos de volver a vernos, dar la bienvenida a dos caras nuevas, charlar sobre los libros leídos durante el verano, hacer propuestas de actividades para este curso, cerrar una comida que celebraremos un sábado cercano y en fin…empezar con muchas ganas esta tercera temporada y seguir compartiendo lecturas y momentos con este grupo de personas tan interesantes. Es un placer pertenecer y coordinar este Club. Bienvenidos de nuevo…Comenzamos con la novela gráfica Fahrenheit 451.” Gracias, Lourdes, y se percibe por los componentes de este Club que se trata de un sentimiento compartido entre todos.

Esta adaptación que nos ofrece el noveno arte es más fiel al original literario que la que presenta el filme de Truffaut. De hecho, Tim Hamilton confiesa que prefirió no ver la película para no sentir su influencia. Y sin embargo, el futuro que recrea el dibujante es similar al del filme. Estéticamente aséptico, procede del ideario de cualquier ciudadano de los años 50. No se trata de un futuro sofisticado, no hay alta tecnología; no es ciberpunk, no es near future tal como lo entendemos los habitantes del siglo XXI.
Hamilton dibuja el futuro basándose en apenas tres o cuatro colores, en líneas rectas y figuras silueteadas, con formas simples. La oscuridad, siempre presente, se abre escasas veces al azul, al verde o al gris, y especialmente al rojo y el amarillo cada vez que el fuego aparece. El fuego es quizás el personaje más poderoso de la obra. Como una criatura viva, se ramifica, se multiplica y eleva hasta apoderarse de las viñetas, todas ellas siempre superpuestas sobre un fondo dominante que ocupa toda la página. Los personajes humanos tienen rasgos anónimos, oscuros, excepto Clarisse, luz en cada acto de presencia.

En conclusión, “Farenheit 451 de Ray Bradbury”, que es como se titula esta novela gráfica, es esencialmente fiel a la novela. Su lectura, al igual que la del libro, deja una cierta desazón, un desangelamiento general por un mundo triste y un futuro siempre en duda. El tono sobrio de sus páginas redunda en ese sentimiento. No es una obra espectacular, no es una obra alegre, pero deja un poso de disfrute.” (http://literaturaenlostalones.blogspot.com.es/2011/02/tim-hamilton-fahrenheit-451-de-ray.html)

La obra de Ray Bradbury ya había sido llevada al cine por el francés François Truffaut, y es el norteamericano Tim Hamilton quien en esta ocasión la traslada al lenguaje del cómic. Este interés por la obra, procedente de distintos medios, da una idea de su importancia. Considerada como una de las mejores novelas del siglo XX, Farenheit 451 tuvo su origen en una anécdota sufrida por su autor. En un paseo nocturno, fue retenido por la policía sin motivo aparente. De ese encuentro nació un relato, “El peatón”, que después daría lugar a la novela corta El bombero, cuya última ampliación se acabaría conociendo como Farenheit 451.” (http://literaturaenlostalones.blogspot.com.es/2011/02/tim-hamilton-fahrenheit-451-de-ray.html)

“Fahrenheit 451, de Ray Bradbury”, es una obra que nos hace plantearnos de manera crítica la vida en sociedad, tocando temas tan amplios y universales como la libertad, la igualdad, la diferencia, la felicidad, la libre elección, la posibilidad de lucha o la importancia de los sentimientos y de la cultura. Al situar la acción en un futuro indefinido (y en un lugar también indefinido) con elementos que se pueden equiparar fácilmente a algunos de las sociedades occidentales de la actualidad, promueve las comparaciones y las dudas y, por tanto, el debate.” (http://www.pazcondignidad.org/ca/publicacionesmateriales/recursosdidacticos-/844-qfahrenheit-451-de-ray-bradburyq-novela-grafica)

Tim Hamilton

Tim Hamilton ha publicado su obra en The New York Times Book Review y las revistas Cicada, Mad y Nickelodeon, y en las editoriales King Features, Boom Studios, DC ComicsDark House Comics y Toybiz. Hamilton es también miembro del colectivo de cómics en red Activatecomix.com, donde ha publicado por entregas Pet Sitter y Adventures of the floating elephant. Recientemente ha adaptado en forma de novela gráfica La isla del tesoro de Robert Louis Stevenson.” (http://www.451editores.es/autores/2440)
En las imágenes de la novela gráfica, el uso del color es escaso pero “muy importante”. Los azules y verdes “añaden la textura fría” que discurre en la mayoría de la obra y las páginas con llamas, rojas y amarillas, “se alzan en oposición a estos tonos”.
Influido por “el arte en general”, especialmente por el dibujante Egon Schiele y “cualquier tipo de anuncios”, Tim Hamilton confiesa que para la elaboración de este cómic revisó pósters Art Decó, carteles de la revolución rusa e ilustraciones de los años cincuenta.

Para el ilustrador, adaptar ‘Fahrenheit 451’ fue un gran reto porque “la gente conoce tan bien el libro” que era imposible improvisar nada en la historia, de ahí su decisión de “centrarse” en la parte artística.

“Estoy seguro de que surgirán críticas acerca del rápido flujo que tiene la novela gráfica, o que digan que no era necesario hacer una versión cómic de la novela original”, aclara.

Algunas críticas

Ya se han alzado voces críticas en Estados Unidos que temen que los niños puedan llegar a sustituir la lectura de la novela de Bradbury por esta versión “simplificada” de la historia. Hamilton se muestra de acuerdo “en cierta medida”, pero señala que su adaptación no es una novela, sino “un animal diferente”.

“Esto es una novela gráfica, una película es una película y así sucesivamente. Demasiado de una cosa no es bueno, ese es el mensaje de ‘Fahrenheit 451′”.” (http://www.elmundo.es/elmundo/2010/06/27/comic/1277644885.html)

Ray Bradbury

Ray Douglas Bradbury (Waukegan, Illinois, 22 de agosto de 1920 – Los Ángeles, California, 5 de junio de 2012) fue un escritor estadounidense de misterio del género fantástico, terror y ciencia ficción. Principalmente conocido por su obra Crónicas marcianas (1950) y la novela distópica Fahrenheit 451 (1953).

(…)

Ray Bradbury nació el 22 de agosto de 1920 en Waukegan, Illinois, hijo de Leonard Spaulding Bradbury y de Esther Moberg, inmigrante sueca. Su familia se mudó varias veces desde su lugar de origen hasta establecerse finalmente en Los Ángeles en 1934. Bradbury fue un ávido lector en su juventud además de un escritor aficionado. Se graduó de Los Ángeles High School en 1938, pero no pudo asistir a la universidad por razones económicas. Para ganarse la vida, comenzó a vender periódicos de 1938 a 1942. Además, se propuso formarse de manera autodidacta pasando la mayor parte de su tiempo en la biblioteca leyendo libros y, en ese mismo momento, comenzó a realizar sus primeros cuentos. Sus trabajos iniciales los vendió a revistas, a comienzos del año 1940, que posteriormente fueron compilados en Dark Carnival en 1947. Finalmente, se estableció en California, donde continuó su producción hasta su fallecimiento.

Ha escrito cuentos y novelas de diversos géneros desde el policial, realista y costumbrista, pero se le conoce como escritor de ciencia ficción por Crónicas marcianas (1950) que relata sobre los primeros viajes hacia Marte y su posterior colonización. También trabajó como argumentista y guionista en numerosas películas y series de televisión, entre las que cabe destacar su colaboración con John Huston en la adaptación de Moby Dick para la película homónima que éste dirigió en 1956. Además ha escrito poemas y ensayos.

Existe un asteroide llamado (9766) Bradbury en su honor.

En 1947, se casó con Marguerite McClure (1922–2003), con quien tuvo cuatro hijos. Como dato curioso, nunca obtuvo el carnet de conducir.

Murió el 5 de junio de 2012 a la edad de 91 años en Los Ángeles, California. A petición suya, su lápida funeraria, en el Cementerio Westwood Village Memorial Park, lleva el epitafio: «Autor de Fahrenheit 451».

(…)

Características de su obra

Se consideraba a sí mismo «un narrador de cuentos con propósitos morales». Sus obras a menudo producen en el lector una angustia metafísica, desconcertante, dado que reflejan la convicción de Bradbury de que el destino de la humanidad es «recorrer espacios infinitos y padecer sufrimientos agobiadores para concluir vencido, contemplando el fin de la eternidad».

Un clima poético y un cierto romanticismo son otros rasgos persistentes en la obra de Ray Bradbury, si bien sus temas están inspirados en la vida diaria de las personas. Por sus peculiares características y temáticas, su obra puede considerarse como exponente del realismo épico, aunque nunca la haya definido de este modo.

Si bien a Bradbury se le conoce como escritor de ciencia ficción, él mismo declaró que no era escritor de ciencia ficción sino de fantasía y que su única novela de ciencia ficción es Fahrenheit 451.

(…)

“En mis obras no he tratado de hacer predicciones acerca del futuro, sino avisos. Es curioso, en mi país cada vez que surgía un problema de censura salía a relucir como paradigma de la libertad Farenheit 451. Los intelectuales, ya sean de derechas o de izquierdas, siempre tienen miedo a lo fantástico porque les parece tan real ese mundo que creen que estás intentando engañar y, evidentemente, así es. (…) Vivimos en un mundo que nos absorbe con sus normas, con sus reglas y la burocracia, que no sirve para nada. Hay que tener mucho cuidado con los intelectuales y los psicólogos, que te intentan decir lo que tienes que leer y lo que no».
(http://es.wikipedia.org/wiki/Ray_Bradbury

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

16 10 2013
hidalade

Paco, un trabajo excelente.

16 10 2013
fjbarral

Gracias Adelaida. En la reunión de hoy he comentado que esta novela gráfica tiene un estilo más basado en la imagen, que los otros que hemos leido, en los que imagen y texto se complementaban. En el caso de este cómic se basa en aspectos gráficos, como la composición de las viñetas y página, para hacernos llegar sensaciones que para los no lectores habituales de cómics pueden ser difíciles de identificar.
Se comentan los recursos que se suelen utilizar para dar el ritmo adecuado en la lectura, por medio del “recorrido visual”, cómo se usan las miradas, colocación de brazos o cuerpos, y los bocadillos de texto, para un recorrido fluido.
A modo de ejemplo y como recordatorio, os pongo algunos ejemplos de páginas de cómics, en los que se ha marcado el citado recorrido visual.

16 10 2013
fjbarral

Y el otro ejemplo:

17 10 2013
hidalade Adelaida

Muy ilustrativo tu comentario.

18 10 2013
Antonio Gómez

Os dejo el enlace con las recomendaciones de libros que he realizado esta misma semana para el programa de UNIRADIO y en el que incluyo la novela gráfica “Fahrenheit 451”.

Gracias a Paco por la información aportada que me ha servido para mi intervención:
http://amigosbibliotecahuelva.wordpress.com/2013/10/18/libros-en-la-radio-un-libro-postumo-de-roald-dahl-y-fahrenheit-451-en-comic/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: