Halloween (“All Hallows Eve”)

1 11 2012

By Francisco J. Barral

Con la popularización de la celebración de Halloween, fiesta tomada para nosotros alejada de la tradición y ya muy marcada por el mercantilismo, donde interesa mantenerla y extenderla en la medida que también lo hagan las ventas de productos relacionados con ella … es pues la fiesta por la fiesta sin apenas sentido más allá de la costumbre de vivir a través de las películas, que en nuestro caso son norteamericanas …

Pero esto no siempre fue así y tiene un sentido en los países de dónde son propias estas festividades. Por nuestra parte encontramos sin duda celebraciones, en muchos casos más similares de lo que podríamos suponer en nuestras propias tradiciones de nuestras tierras … Sin embargo, siguiendo en estas fiestas he encontrado (http://www.proyectosalonhogar.com/Hallowen/Indice.htm) algo de su historia para ilustrarnos en sus símbolos y como preferencia, en el video se muestra un corto más relacionado con la festividad de los muertos mejicana, que seguramente nos será más cercana (aunque en este caso bebe más de la mezcla con la cultura indígena, principalmente maya).

Lo que hoy conocemos como la Noche de Brujas o Halloween se celebraba hacen más de 3000 años por los Celtas, un pueblo guerrero que habitaba zonas de Irlanda, Inglaterra, Escocia y Francia. Precisamente el 31 de octubre, los Celtas celebraban el fin de año con el Samhain, una fiesta pagana. Con la inmigración europea a los Estados Unidos, principalmente la de los irlandeses catolicos en 1846, llegó la tradición de Halloween al continente americano.

“Para el folklore, Hallowe’en, recuerda que es, en el hemisferio norte, el comienzo del año oscuro. Los celtas, como otros pueblos antiguos, empezaban los ciclos temporales por la mitad oscura: el día terminaba con la caida del sol y la jornada siguiente tenía su inicio con la oscuridad de la noche, el año nuevo comenzaba en esta fecha con el principio del invierno (boreal).”

Hacia el siglo VIII, la Iglesia Cristiana convirtió el día 1 de noviembre en el día de Todos los Santos para rendir homenaje a todos los santos que no tuvieran un día particular de celebración. A lo largo de los años, estos festivales se combinaron, y la mayoría llamó “All hallowmas” (la masa de todos los santos, de las personas santas) al Día de Todos los Santos. La noche anterior se conoció como “All Hallows Eve” (Víspera del Día de Todos los Santos). Con el tiempo, su nombre se convirtió en Halloween.

La costumbre de ahuecar y tallar una calabaza para convertirla en un farol llamado Jack-o-lantern tiene su origen en el folklore irlandés del siglo XVIII. Según se cuenta, Jack era un notorio bebedor, jugador y holgazán que pasaba sus días tirado bajo un roble. La leyenda cuenta que n una ocasión, se le apareció Satanás con intenciones de llevarlo al infierno. Jack lo desafió a trepar al roble y, cuando el diablo estuvo en la copa del árbol, talló una cruz en el tronco para impedirle descender. Entonces Jack hizo un trato con el diablo: le permitiría bajar si nunca más volvía a tentarlo con el juego o la bebida.

La historia dice que cuando Jack murió no se le permitió la entrada al cielo por sus pecados en vida, pero tampoco pudo entrar en el infierno porque había engañado al diablo. A fin de compensarlo, el diablo le entregó una brasa para iluminar su camino en la helada oscuridad por la que debería vagar hasta el día del Juicio Final. La brasa estaba colocada dentro de una cubeta ahuecada “llamada nabo” para que ardiera como un farol durante mucho tiempo.”

La costumbre de pedir dulces de puerta en puerta (trick-or-treating) se popularizó alrededor de 1930. Según se cree, no se remonta a la cultura celta sino que deriva de una práctica que surgió en Europa durante el siglo IX llamada souling, una especie de servicio para las almas. El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, los cristianos primitivos iban de pueblo en pueblo mendigando “pasteles de difuntos”(soul cakes), que eran trozos de pan con pasas de uva. Cuantos más pasteles recibieran los mendigos, mayor sería el número de oraciones que rezarían por el alma de los parientes muertos de sus benefactores. En esa época se creía que los muertos permanecían en el limbo durante un período posterior a su fallecimiento y que las oraciones, incluso rezadas por extraños, podían acelerar el ingreso del alma al cielo.

La práctica se difundió en Estados Unidos como un intento de las autoridades por controlar los desmanes que se producían durante la noche de Halloween. Hacia fines del siglo XIX, algunos sectores de la población consideraban la noche del 31 de octubre como un momento de diversión a costa de los demás, probablemente inspirado por la “noche traviesa” (Mischief Night) que formaba parte de la cultura irlandesa y escocesa . La diversión consistía en derribar cercos, enjabonar ventanas y taponar chimeneas, pero gradualmente dio lugar a actos de crueldad contra personas y animales, llegando a su punto máximo en la década de 1920 con las masacres perpetradas por los enmascarados del Ku Klux Klan.

Diversos grupos de la comunidad comenzaron a proponer alternativas de diversión familiar para contrarrestar el vandalismo: concursos de calabazas talladas y disfraces o fiestas para niños y adultos. De este modo, se proponían retomar el espíritu de los primitivos cristianos, que iban casa por casa disfrazados o con máscaras ofreciendo una sencilla representación o un número musical a cambio de alimento y bebida.”

Una producción de: Instituto Mexicano de Cinematografía / Calavera Films / Roberto Rochín / San Pedro Post / ITESO; con el apoyo de Cinema W / Universidad de Guadalajara / FONCA / Virgin Studios / New Art / La Curva / Secretaría de Educación Pública / Lotería Nacional / Grupo Modelo

Guión y dirección: René Castillo

Producción: Alejandra Guevara / René Castillo

Fotografía: Sergio Ulloa

Edición: René Castillo

Diseño de sonido: Gabriel Romo / Edgar Morales

Música: Café Tacuba

Intérprete de “La Llorona”: Eugenia León

Dirección de Arte: Cecilia Lagos

Voces: Bruno Bichir, Daniel Cubillo, Claudia Prado, Celso García, María Urtuzuástegui

Sinopsis: Es la historia de un hombre y su llegada al mundo de los muertos, donde es recibido por un gusano, calacas sonrientes y la mismísima Catrina. 
Poco a poco nuestro personaje descubre que, salvo algunos inconvenientes, estar muerto no es tan malo.

Premios:
– Premio Mayahuel, Premio de la Crítica Nacional y Premio de la Asociación Cinemared al Mejor Cortometraje, XVI Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara, México 2001.
– Danzante de Oro al Mejor Cortometraje y Premio del Canal + Plus al Mejor Cortometraje Iberoamericano, Certamen Iberoamericano de Cortometraje del 29° Festival de Cine Internacional de Huesca, España 2001.
– Premio Jean-Luc Xiberros a la Mejor Ópera Prima, Premio del Canal J Junior al Mejor Cortometraje y Reconocimiento Especial del Jurado FIPRESCI, Festival International Du Film D’ Animation Annecy, Francia 2001.
– Premio al Mejor Cortometraje de Animación, Palm Spring International Short Film Festival, California, EUA 2001.
– Premio al Mejor Cortometraje y Reconocimiento Especial de la Prensa, 4° Festival Internacional de Cortometraje “Expresión en Corto”, Guanajuato, México 2001.
– Premio a la Mejor Animación, Festival Internacional de Cine de Valdivia, Santiago de Chile 2001.
– Premio a la Mejor Película de Animación en el 44 Festival Internacional de Cortometraje y Animación de Leipzig, Alemania 2001.
– Primer Premio Coral en el 23 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, Cuba 2001.
– Premio al Mejor Cortometraje de Animación en el 3er Festival de Cortometraje Latinoamericano en Cine y Video de Caracas, Venezuela 2002.
– Segundo Lugar en el Festival Cuadro 2002, México 2002.
– Ariel al Mejor Cortometraje de Animación en la LXIV Entrega del Ariel, México 2002.
– Premio a la Mejor Música por el Jurado Infantil en el Festival Internacional de Cine para Niños… y no tan niños, México 2002.
– Premio del Jurado en el 6° Festival Internacional de Cine de Ismalia, Egipto 2002.
– Premio a la Mejor Animación en el Festival Internacional de Cine de Animación, Canadá 2002.
– Premio a la Mejor Animación en el Festival IMAGO 2002, Portugal 2002.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: