El caso del velo

10 05 2012

Título: El caso del velo

Autor: Rene Pétillon

Entrega: 27 de abril de 2012

Devolución: 11 de mayo de 2012

Sinopsis: Jack Palmer, un detective privado, de estatura irrisoria y porte más bien contrahecho, una suerte de Phillip Marlowe venido a menos que se viste con gabardina y sombrero a lo inspector Clouseau,  tiene un nuevo caso: localizar el paradero de la hija adolescente de un cirujano y una dentista que ha desaparecido. Las primeras pistas le conducen al barrio árabe de París, donde cree descubrir que la adolescente en cuestión se ha convertido al Islam. El incauto detective protagoniza un torbellino de situaciones rocambolescas y a partir de ahí empieza un recorrido que repasa desde los sectores más abiertos de la religión musulmana hasta sus células más integristas.

Orientación del monitor del Club de Lectura de Cómic y Novela Gráfica: La obra es de lectura entretenida y ágil, con hallazgos humorísticos realmente conseguidos. Pétillon, que se inspira en hechos reales y localiza esta historia en París, la capital del país en el que el Islam es la segunda religión mayoritaria, consigue ofrecer su particular perspectiva de la realidad islámica en Francia, invitando al lector por la vía del humor a reflexionar sobre los excesos ideológicos de nuestros días. Para ello echa mano de su personaje más conocido, un torpe investigador privado, cuyas peripecias sirven de excusa para parodiar el género negro. El tebeo no ataca los fundamentos de la religión musulmana, sino sus derivas. Plantea, sin agresividad, la cuestión de las relaciones entre el humor y lo sagrado, entre la burla y la religión.

El caso del velo nos acerca a un tema no resuelto ni en la sociedad francesa, donde se desarrolla la historia, ni en España: nuestra relación con el fundamentalismo islámico.

Con grandes dosis de humor, Pétillon nos muestra la relación de la sociedad francesa con los musulmanes que habitan sus ciudades, las discrepancias entre diferentes maneras de sentir y practicar el islamismo, los barrios musulmanes y sus personajes, los imanes que pueblan sus mezquitas. La convivencia no resuelta entre los franceses cuando la religión está por en medio.

Lo mismo nos está sucediendo en nuestro país. La religión tradicional de Francia, al igual que en España, es la católica. Que una persona francesa o española se acoja a una religión como la musulmana rompe con los esquemas tradicionales, pero se admite que una persona joven se incorpore a una comunidad católica con poca o nula conexión con el exterior como puede ser un monasterio.

Rene Pétillon (Lesneven, 1945), comenzó a publicar profesionalmente en la revista Pilote a principios de los años 70. Especializado en el dibujo humorístico, abrazado al costumbrismo con tintes surrealistas, ha colaborado en cabeceras indispensables del tebeo galo, entre ellas L’Echo des Savanes, BD y Fluide Glacial. Sus álbumes más reputados han llegado a vender 80.000 ejemplares sólo en Francia. El detective Palmer, con su  gabardina que le queda demasiado grande, nació en 1974 y no tardó en convertirse en el personaje fetiche de su creador, contando hasta la fecha con más de una decena de álbumes.

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

10 05 2012
fjbarral

En relación con el uso del velo y otros requisitos de atuendo a las mujeres por el islam, al parecer se debe a un uso tradicional, exigido religiosamente en base a una traducción no muy exacta de sus textos religiosos. la exigencia, seguramente, se trata más de una forma de discriminación que religiosa. Sin embargo, si libremente se quisiera adoptar no debería hacerse bandera contra esta costumbre sin que existan justificación clara. Creo que siempre que se pueda debe existir la libertad religiosa y atajar las formas discriminatorias, como lo que son y no dentro de la religión.
A continuación extracto parte de un artículo de wikipedia, aclaratorio sobre el hiyad:
“La mención más importante del hiyab en el Corán está en unos versículos que es necesario contextualizar. Mahoma era visitado a todas horas en su casa, que además era la primera mezquita y centro de reunión de los musulmanes, por personas que deseaban hacerle preguntas sobre cuestiones de religión. Tal afluencia de gente debía importunarle, y entonces, siempre según la tradición, Dios le reveló unos versículos para que se los transmitiera a los musulmanes que en esencia decían que las mujeres del profeta estaban tan cualificadas como él mismo para atender a los fieles en lo que necesitaran. Así pues, las esposas de Mahoma empezaron a atender a las visitas igual que el propio Mahoma. Sin embargo, debían ser objeto de cierto acoso, porque poco después, el profeta recibió una nueva revelación que decía así:

«Los que creéis: no entréis en los aposentos del profeta si no se os ha invitado a comer, ni sin que sea el momento. Pero cuando se os haya invitado, entrad, y cuando hayáis comido, salid sin daros familiarmente a la conversación. Esto ofende al profeta y se avergüenza de decirlo, pero Dios no se avergüenza de decir la verdad. Y cuando les pidáis algo a ellas hacedlo detrás de un velo: es más puro para vuestros corazones y para los suyos. No podéis ofender al enviado de Dios ni casaros jamás, después de él, con sus esposas. Ello es, para Dios, un gran pecado. » (Corán, 33, 53).

De este versículo nace la idea de que las mujeres deben cubrirse la cabeza, o incluso el rostro (dando lugar a prendas como el burka), a pesar de que la admonición divina se refiere sólo a las relaciones de los creyentes con las mujeres del profeta y de que aquí la palabra velo alude claramente a una cortina y no a una prenda. De hecho, la palabra hiyab aparece siete veces en el Corán y en ninguno de los casos se refiere al atuendo femenino, para el que se utilizan otros términos. Sin embargo, ninguno de estos alude específicamente a cubrirse la cabeza o la cara. Un versículo cercano al anterior dice así:

«Profeta: di a tus mujeres y a tus hijas y a las mujeres de los creyentes que se ciñan sus velos. Esa es la mejor manera de que sean reconocidas y no sean molestadas. Dios es indulgente, misericordioso.» (Corán, 33, 59).

La palabra que aquí se suele traducir por “velos” es en realidad ŷalābīb, es decir, chilabas o túnicas. No se refiere, pues, a la prenda que cubre la cabeza o la cara.

«Di a los creyentes que bajen sus miradas y sean castos. Esto es lo más conveniente para ellos. Dios está bien informado de lo que hacen. Di a las creyentes que bajen sus miradas y sean castas, y que no muestren de sus adornos más que lo que se ve. ¡Que cubran su pecho con sus velos! […]» (Corán, 24, 31-32).

Nuevamente, la palabra que aquí se suele traducir por “velo” es literalmente jumur, una tela larga que, esta sí, puede cubrir la cabeza, pero en cualquier caso el versículo no decreta la obligación de taparse la cabeza, sino de cubrir el pecho, usando para ello los pañuelos de la cabeza (hay que decir que la cabeza cubierta forma parte del atuendo tradicional masculino y femenino de la península de Arabia, lo cual es lógico dado el clima desértico).

Por tanto, el hiyab del Corán no se refiere nunca al atuendo, sino a un velo o cortina, que además sólo en un caso se pone en relación con las mujeres. Las disposiciones sobre el atuendo, por otro lado, no parecen indicar que haya que cubrirse por completo,[2] sino que aluden en términos generales a utilizar un atuendo recatado, no tanto por una cuestión sexual (pecado) como social, ya que las normas de vestimenta que impone a las mujeres sólo son válidas si éstas están en presencia de personas que no pertenezcan a su círculo familiar o doméstico. No es una exigencia original: abstenerse de mostrar el cuerpo en demasía o cubrirse el pecho son exigencias de atuendo que se pueden encontrar en ámbitos tradicionales cristianos, judíos, hindúes u otros.”

10 05 2012
fjbarral

El enlace al artículo mencionado anteriormente sería: http://es.wikipedia.org/wiki/Hiyab

10 05 2012
fjbarral

En relación con la cultura islámica, por sí y atendiendo a las similitudes con el cristianismo, podemos encontrar una mejor información y comprensión en la última novela gráfica de Craig Thompson: Habibi (pulsando sobre la imagn podréis acceder a la página de la editorial Astiberri, sobre esta novela, y descargar un avance de la misma de unas 40 páginas). El clómic rezuma el misterio de los cuentos de las mil y una noches, la mágia oriental y la belleza de las formas árabes, con su tradición y religión.

10 05 2012
fjbarral

Aquí la imen referida anteriormente:

10 05 2012
fjbarral

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: