Leer nos cambia ….

12 04 2012

By Francisco J. Barral

La actividad de leer o lectura, entendida en el sentido dado por la Real Academia Española (RAE): “Pasar la vista por lo escrito o impreso comprendiendo la significación de los caracteres empleados. Comprender el sentido de cualquier otro tipo de representación gráfica. (…)“, por lo que podemos leer un texto, un grafico, una señal de tráfico, un cuadro, las líneas de la mano, dibujos, un cómic, la cara, una fotográfia y muchos diversos médios, en los que obtendremos una comprensión de algo: una notica, un conocimiento, sensaciones, sentimientos y muchas cosas más, por separado o juntos.

Por lo tanto leer es desde su principio una actividad compleja. Si nos limitamos a la lectura de textos y principalmente libros, nos encontramos con diferentes idiomas, estilos, temática, organización, recursos leterarios y muchas más formulaciones que convierten esta simple acción dentro de la más amplia actividad de la lectura, en algo por sí bastante complejo e incluso, pese a los creo inútiles intereses de clasificación y simplificación, inabarcable e inconmensurable.

Las experiencias que nos aporta la lectura eran como una gimnasia emocional y cerebral, conocido por todos sin embargo he encontrado las conclusiones de un estudio que nos indica lo que ya conocíamos e incluso va mas allá, determinando que la lectura no sólo desarrolla nuestras capacidades psicológicas y conigtivas, emocionales y de bienestar, sino que produce cambios permanentes en nuestra forma de entender el mundo y a nosotros mismos.

En línea con estos pensamientos transcribo a continuación algunos párrafos de un artículo que bajo el título “leer nos cambia el cerebro”,  podéis encontrar completo a través del enlace abajo indicado:

“La lectura de libros o de textos que requieran concentración y tiempo nos permite llegar a lugares a los que otras tecnologías tienen vedado el paso. No sólo se profundiza en asuntos complejos sino incluso en emociones complejas.” (…) “Los cerebros lectores entienden de otra manera el lenguaje, procesan de manera diferente las señales visuales; incluso razonan y forman los recuerdos de otra manera, tal y como señala la psicóloga mexicana Feggy Ostrosky-Solís.”

“Los cerebros de los lectores incluso difieren entre sí según qué lecturas tengan por bagaje.” (…) “Los lectores de inglés, por ejemplo, elaboran más las áreas del cerebro asociadas con descifrar las formas visuales que los lectores en lengua italiana. Según se cree, la diferencia radica en el hecho de que las palabras inglesas presentan con más frecuencia una forma que no hace evidente la pronunciación.”

En 2009, la revista Psychological Science publicó un estudio al respecto, llevado a cabo en el Laboratorio de Cognición Dinámica de la Universidad de Washington, cuya principal investigadora fue Nicole Speer.

«Los lectores simulan mentalmente cada nueva situación que se encuentran en una narración. Los detalles de las acciones y sensaciones registrados en el texto se integran en el conocimiento personal de las experiencias pasadas. Las regiones del cerebro que se activan a menudo son similares a las que se activan cuando la gente realiza, imagina u observa actividades similares en el mundo real.»”

“Así, lectores del mundo, antinaturales todos, si pensáis más profundamente es porque leéis más profundamente.”

http://www.xatakaciencia.com/psicologia/leer-nos-cambia-el-cerebro-mas-de-lo-que-creemos

Nota.- (no me gusta enlazar imagenes con caras de personas, pero en excepción me ha sido invitable por su carácter entrañable)

Anuncios

Acciones

Information

5 responses

13 04 2012
María Pacheco

Estimado amigo Francisco. Gracias por tu magnífico e importante artículo sobre la incidencia de la lectura en nuestro cerebro. Á mi me entusiasma la neurociencia, es importántisima tanto como sus científicos. Eduardo Punset dedica mucho de sus capítulos de redes a la neurociencia, no me pierdo ni uno.

Te sigo animando a que nos ilustres tan bien y con tanto entusiasmo. Gracias por ello.

un besito. María. Pacheco.

18 04 2012
Andrea Ángeles Noguera Augusto

Apreciado Francisco estoy de acuerdo con todo lo ilustrado en este artículo.Lo encuentro muy oportuno para la sociedad que nos ha tocado vivir.Tantos estímulos informativos con los que nos bombardean o nos perdemos entre ellos por el simple hecho que nos atrapan los distractores…Y eso es lo que le pasa a muchos jovenes e incipientes lectores, leen un párrafo y mirán al movil-un corrreo lo abren- otro párrafo del libro en cuestión la tv está encendida y nada a pulsar el mando.No,no ,no…Eso no es un lector es un ente compulsivo.Ahora te voy a presentar a otro ente que cuanto menos sí es lectora empedernida,depredadora hasta llegar a las tripas de las palabras y apasinada ante la lectura: con un libro me acuesto y con un libro me levanto,en estos momentos sólo existe el texto el signicado y yo.Primero se hace grande el significado y el yo hace una completa simbiosis con él.ya me encuentro en otro espacio, en una especie de isla…lo más curioso es, cuando días despues acabo la lectura del libro X contenidos de partes del librose me hacen efectivos en el día a día con una causalidad sorprendente.No sési este fenómeno le pasa a más gente.Sí algún lector/ra le pasa esto que lo diga porfavor.

23 04 2012
fjbarral

María, Andrea… Gracias por vuestros comentarios. El tema tratado creo que es interesante, ya que la diferencia que nos permite interiorizar lo leído, es el tiempo dedicado (tanto en cantidad como calidad). No nos vale como bien explicáis, estar llevando muchas lecturas si estas son meramente superficiales. De esta forma la gran cantidad de necesidades de información del mundo actual no nos deja darnos cuenta de nada. Podemos encontrarnos leyendo y escribiendo por escribir… y es entonces cuando no somos conscientes de haber comprendido muchas cosas, ya que no hemos tenido tiempo de profundizar. ¿Por qué necesitaríamos cantidad, para ir buscando algo que puede resolverse o intuirse con un sólo pensamiento?

24 04 2012
fjbarral

Ahondando en el tema anterior, y como se dice que más vale una imagen, recurriendo al relato gráfico, podemos ver la siguiente tira de Laura Pacheco, que bajo el nombre genérico de “problemas del primer mundo”, publica en la versión digital de “El País”:

26 04 2012
María Pacheco

Gracias Francisco por el relato gráfico, ilustra pefectamente tu comentario.

Saludos.María.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: