SARAMAGO, traductor

16 02 2012

El pasado martes, leyendo la biografía de Jose Saramago nos llamó la atención  que entre sus empleos se mencionase su faceta de traductor, de la apenas conociamos nada. Para saber algo más estuve buscando y encontré el libro “JOSE SARAMAGO: EL PERIODO FORMATIVO”, autoría de HORÁCIO COSTA, editado en Lengua y Estudios Literarios. FCE, México, 2004.
Del capítulo titulado SARAMAGO, TRADUCTOR, he escogido algunos párrafos sobre sus trabajos en materia de traducción, que a la vez que nos proporcionan información de como se ganó la vida, lo hacen también de su formación como escritor.

En la Biblioteca Nacional de Lisboa hay 48 entradas con cinco categorías:
1. Traducciones de obras de literatura: 18.
2. Traducciones de obras de filosofía o estética: 5
3. Traducciones de obras de política o historia: 12
4. Traducciones de pedagogía o psicología: 4
5. Traducciones de propaganda política partidista: 4
6. Biografía y otras categorías: 5

Lo que deja entrever que su actividad como traductor se debió más a una solicitud de mercado, en función de su situación financiera, que a sus gustos o expectativas literarias.

Las traducciones de literatura se podrían dividir en tres familias:
1. Traducciones de obras de escritores afamados o clásico de la literatura occidental.
2. Traducciones de obras de escritores de actualidad literaria.
3. Traducciones de betsellers de menor interés literario.
En la primera figuran dos novelas de Colette, cuentos y relatos de Guy de Maupassant, Ana Karenina de Leon Tolstoi y un libro de ensayos de Charles Baudelaire.
Una característica común es que todos los libros mencionados fueron traducidos del francés, lengua en la cual, dicho sea de paso, José Saramago traduce perfectamente.

En la década de los cincuenta y primeros de la siguiente es cuando principalmente traduce obras de la tercera familia. Y es en los años sesenta y setenta cuando Saramago traduce la mejor literatura.

El conjunto de obras traducidas bien podría significar un equivalencia, en el plano de la formación del novelista, a una educación más formal, a la cual nunca tuvo acceso. La actividad de traductor, en este caso, ayudaría a suplir la de estudiante: sería, así, un capítulo importante en su formación intelectual, marcada fundamentalmente por el autodidactismo.

En 1975 pierde su posición de editor del Diario de Lisboa, después de la tentativa de golpe de estado organizada por el Partido Comunista en noviembre de ese año. De 1975 a 1980 traduce 27 de los 48 títulos arriba indicados, con un total de más de siete mil páginas impresas y es en este periodo, en el que comparativamente hay menos traducciones literarias que de las otras áreas de conocimiento, cuando su principal entrada financiera proviene de su actividad como traductor.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: