El guardián entre el centeno

1 10 2009
El guardián entre el centeno

El guardián entre el centeno

Título: El guardián entre el centeno
Autor: Jerome David Selinger

Entrega: 23 de septiembre, 2008
Devolución: 14 de octubre, 2008

Guía de lectura (PDF) elaborada por la Biblioteca

Comentario de Margarita Ramírez Montesinos (Club del Martes): Las mentes ágiles y poderosas de hombres perturbados y la redentora capacidad que los niños tienen en las vidas de éstos es tema principal en las obras de este autor.

La novela comienza con Holden narrando, desde lo que parece ser un hospital, su expulsión de la escuela preuniversitaria Pencey y su periplo por la ciudad de Nueva York. Este periplo dura tres días con una descripción minuciosa, realista de las peripecias de un individuo en su extrema soledad y en la que todo intento de comunicación se convierte en una frustración. Es un disidente de la sociedad en la que vive siempre con el paso cambiado. Porque la considera fundamentalmente hipócrita.

Ya al comienzo de su historia el lector advierte la desmitificación de todo lo que narra:

Si de verdad les interesa lo que voy a contarles, lo primero que querrán saber es dónde nací, cómo fue todo ese rollo de mi infancia, qué hacían mis padres antes de tenerme a mí y demás puñetas estilo David Copperfield, pero no tengo ganas de contarles nada de eso.

La narración escrita  en primera persona no tiene principio ni fin. Es el despertar de una adolescencia difícil: continuo monólogo consigo mismo. Descripción realista de una realidad, a su juicio indeseable. De la que a pesar de todo no quiere desaparecer. Cuando llegaba al final de cada manzana, me ponía a hablar con mi hermano muerto y le decía: Allie, no me dejes desaparecer. Por favor, Allie. Viviría en esa sociedad haciéndose pasar por sordomudo, por una persona desconectada de un mundo que en principio rechaza. Es una sesión de psicoanálisis de un individuo inseguro, desequilibrado, sarcástico, de una imaginación efervescente, tierno. “Querría ser el guardián entre el centeno”, para cuidar a los niños que entre el centeno juegan. La verdad es que de duro no tengo mucho. Si quieren que le diga la verdad, soy pacifista. Su perdición son sus espontáneas reacciones de las que a veces se arrepiente. Y también sus rápidas decisiones; Decidí irme de Pencey aquella misma noche. Como Epimeteo, primero actúa y luego piensa. Y cuando piensa se sumerge en reflexiones filosóficas, como sus divagaciones sobre sus visitas al Museo de Historia natural:

Pero lo que más me gustaba de aquel museo era que todo estaba siempre en el mismo sitio. No cambiaba nada. Podías ir cien mil veces distintas y el esquimal seguía pescando, y los pájaros seguían volando hacia el sur…Lo único que cambiaba era uno mismo. No es que fueras mucho mayor. No era exactamente eso. Sólo que eras diferente. Eso es todo. Llevabas un abrigo distinto, o tu compañera tenía escarlatina.

Holden es un desengañado de una vida, que acaba de estrenar como adulto, donde abundan las decepciones, ya que lo que más amaba (sus hermanos, su profesor, el disco, etc) se ha corrompido. Sin embargo, es su hermana pequeña aquello por lo que aún le merece la pena vivir, todo le falta menos ella.

Margarita Ramírez Montesinos

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: